Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

Temas

Biográficas Esjatología Apokalypsis Fariseísmo Literaria Camperas Liberalismo Profecía Conti Enseñanza Psicología Bloc de notas Patriotismo Poesía Verdad Domingueras Evangelio Jauja Jorge Luis Borges Papeles Sebastián Randle Sancho Dulcinea Ernesto Sábato Kirkegord Tomás de Aquino Chesterton Democracia Fierro Juan XXIII/XXIV Oraciones Catolicismo mistongo Ruiseñor San Agustín Vuelve o no Caillet España Homilías Metri Nuncio Tradición Audouard Decíamos Esperanza Fermín Chávez Francia Freud Fábulas Graffigna Iglesia Argentina Leopoldo Marechal Militis Obediencia Reportaje Rosas Salta Arte Benson Catecismo Clase Dirigente Delfina Bunge Fernández de la Cigoña Ichtys Leopoldo Lugones Martita Metafísica Mi Tío el Cura Parábolas Políticas Reforma Sacrificio Suarecianismo Alcañiz Amistad Aristocracia Barletta Baudelaire Calderón Bouchet Cardenal Newman Cobardía Disandro Duhalde Espiritualidad Fabulas camperas Fantasma en coche Federico Ibarguren Gera Jorge Castellani Juan Manuel de Prada Juan Marzal Juan XXIII/XIV Judíos Maritain Mikael Milenismo Opinión Ortega Peña Pablo Hernández Papa Policial Rosal Schopenahuer Sermones Virgen de Luján Alianza Allegri Anquín Aragón Armelin Astrada Barcia Belloc Belén Bettanin Billot Bloy Castañeda Claudel Corpus Cuento Cultura Delaney Delhez Demonio Dictio Drama Eguren Filippo Gamallo Giusti Hegel Hernández Arregui Horacio Igualdad Itinerarium Jousse Juan Luis Gallardo Juan Sasturain Juan de la Cruz Kant Kösters La Hostería Volante Lingüística Max Scheler Meyer Mugica Norte Bravo País en Crisis Periodismo Pluma Ponferrada Prada Prudencia Pío de Pietralcina Revolución Rougés Sabiduría Salvat Schoo Teología Teresa La Grande Trinidad Vallejo Vanini Venganza Verdera Vintila Horia Voluntarismo Walsh

lunes, 4 de marzo de 2013

Castellani visto por Vintila Horia

"Fue en Salta donde encontré a uno de los personajes más completos que me ha sido dado conocer, el padre Leonardo Castellani (su familia era de origen florentino y en Florencia aún existe la vía de Castellani). Vino a visitarme al hotel y charlamos un largo rato como si hubiésemos sido amigos de toda la vida. Volví a verle más tarde en Buenos Aires. Había publicado varios libros; entre ellos, una traducción completa al español de la "Suma Teológica", novelas, estudios filosóficos, poemas; continúa publicando todavía y yo le tengo por uno de los espíritus más libres, más fecundos y más valientes de nuestro tiempo. Su "Apokalipsis" (respeto su ortografía) se encuentra entre los pocos libros que me he traído el año pasado de París, donde lo recibí poco antes de venirme para Madrid. Su aventura personal constituye otro libro, que alguien escribirá algún día. El padre Castellani había sido jesuita, se encontraba en conflicto con su Orden y el obispo de Salta le albergaba en el edificio del obispado, donde le devolví la visita algunos días depués. Sus tormentos estaban marcados sobre su rostro. Sentí en seguida una viva simpatía por él, de la que no llegó a darse cuenta nunca, porque la grandeza de aquel sufrimiento, el genio espontáneo que brotaba de él a cada palabra, su violencia y su timidez me hicieron tomar distancias, para poder contemplar mejor aquel fenómeno humano. Poseía una ortografía particular y escribía Schopen en lugar de Schopenhauer, Kirkegar y así sucesivamente. No le he escrito nunca. Me gustaría volver a verle. Entretanto, se ha reconciliado con su Orden y con la Iglesia y continúa publicando al ritmo de un libro o dos por año. Parecía salido de la Edad Media, hasta tal punto tenía el aire de un hombre sin desfallecimiento y seguro de sí mismo, contemporáneo y amigo de Dante, enemigo de los cardenales politicastros y de los monjes barrigudos y pseudointelectuales, claro y justiciero como una espada del espíritu, antídoto del compromiso y de la mundaneidad de lo espiritual. Dante le hubiera colocado en el Purgatorio, donde habría pagado sin rechistar por sus pecados literarios, ya que no ha gustado otros. Creo que, gracias a él, la Argentina ha dado algunos grandes pasos adelante por el camino de la inteligencia y que es el único personaje de este país, entre todos sus contemporáneos, que merecerá un monumento. Le será erigido por el contrario a algún político incongruente y charlatán, acarreador de desastres para su patria."

Vintila Horia "Diario de un campesino del Danubio", Jueves 21 de Enero de 1965.

Fuente: Desde mi Numancia, http://ossariavetus.blogspot.com.ar/2013/01/leonardo-castellani-visto-por-vintila.html

No hay comentarios.: