Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

viernes, 6 de mayo de 2011

Non lo sapevate un corno...



A propósito de ciertas discusiones que están teniendo lugar en la blogósfera en estos momentos, a cuenta de filias y fobias, subidas y bajadas de los altares, obediencias y desobediencias, falibilidades e infalibilidades, nos permitimos iluminar un poco el debate con el siguiente texto de Castellani.

"El Papa es infalible, pero no en todo. Cuando declara solemnemente las cosas de la Fe, cosa que hace pocas veces, por cierto. Pero pretender como hace muchísima gente aquí que todos los Papas o tal Papa particular son maravillas de inteligencia y de rectitud, hasta llegar a renunciar al propio sentido moral, cerrar los ojos ante un error y una iniquidad manifiesta, y dar como anticatólico, o poco católico, o no católico al que no puede cerrar los ojos así, al que no puede renunciar a su sentido moral, eso es inventar un nuevo dogma, eso es rendirse a una superstición, eso es morar en plena exterioridad. 
"Los romanos que son muy religiosos y veneran mucho al Papa, también son muy inteligentes, inventaron una anécdota sobre la infalibilidad que se la colgaron a Pío XI. Contaban que el Papa se dormía por la mañana porque trabajaba de noche; y que buscó un viejito del Asilo San Michele para que le hiciera de sereno y lo despertara por la mañana a las ocho. Así que el primer día el viejito abrió la puerta y dijo: 'Santísimo Padre, son las ocho y hay buen tiempo'. Y el Papa contesta 'Giá lo sapevo', y se levantó. Al otro día lo mismo:'Son las ocho y hay buen tiempo'. 'Giá lo sapevo'. El tercer día ocurrió que el viejito mismo se durmió, se levantó muy apurado y fue corriendo a despertar al Papa; y con el apuro y la costumbre le dijo la misma fórmula: 'Santísimo Padre, son las ocho y hay buen tiempo'. Y el Papa dijo: 'Giá lo sapevo'. Y entonces el viejo le dijo: '¡Non lo sapevate un corno: sono le dieci e piove a finimondo!'. 
"En otros tiempos, cuando el Papa se equivocaba, los santos de aquel tiempo le decían tranquilamente: 'Non lo sapevate un corno', y el Papa mismo rogaba que se lo dijeran. Había más caridad. Había comunión."

Leonardo Castellani, San Agustín y nosotros.



4 comentarios:

mariaisabel dijo...

En este momento lo del Padre Castellani es muy adecuado!!!

Andrés José D'Angelo Rodríguez dijo...

Pero hay otro extremo, más fácil actualmente y es el siguiente:
Cuando al Papa Francisco le dicen que está equivocado, lo admite, intenta corregirse e inmediatamente pide que recen por él. Muchos "correctores" lo que hacen es decir "Non prego un corno" y cuestionan la validez de la elección papal. Porque es más fácil decir que el Papa no es Papa que admitir que el Papa es humano.

Castellaniana dijo...

Disculpe, pero no sabemos qué tiene que ver con el Papa Francisco. Como podrá ver, esta entrada es de fecha muy anterior a la elección del Card. Bergoglio al Solio Pontificio.

Andrés José D'Angelo Rodríguez dijo...

Estimado, disculpas, publicaron un enlace en Facebook a esta nota criticando al Papa por sus dichos y acciones en su gira por hispanoamérica.
Gracias por su aclaración.