Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

Temas

Biográficas Esjatología Apokalypsis Fariseísmo Literaria Camperas Liberalismo Profecía Conti Enseñanza Psicología Bloc de notas Patriotismo Poesía Verdad Domingueras Evangelio Jauja Jorge Luis Borges Papeles Sebastián Randle Sancho Dulcinea Ernesto Sábato Kirkegord Tomás de Aquino Chesterton Democracia Fierro Juan XXIII/XXIV Oraciones Catolicismo mistongo Ruiseñor San Agustín Vuelve o no Caillet España Homilías Metri Nuncio Tradición Decíamos Esperanza Fermín Chávez Freud Fábulas Graffigna Iglesia Argentina Leopoldo Marechal Militis Obediencia Reportaje Rosas Salta Arte Audouard Benson Catecismo Clase Dirigente Delfina Bunge Fernández de la Cigoña Ichtys Leopoldo Lugones Martita Metafísica Mi Tío el Cura Parábolas Políticas Reforma Sacrificio Suarecianismo Alcañiz Amistad Aristocracia Barletta Baudelaire Calderón Bouchet Cardenal Newman Cobardía Disandro Duhalde Espiritualidad Fabulas camperas Fantasma en coche Federico Ibarguren Francia Gera Jorge Castellani Juan Manuel de Prada Juan Marzal Juan XXIII/XIV Judíos Maritain Mikael Milenismo Opinión Ortega Peña Pablo Hernández Papa Policial Rosal Schopenahuer Sermones Virgen de Luján Alianza Allegri Anquín Aragón Armelin Astrada Barcia Belloc Belén Bettanin Billot Bloy Castañeda Claudel Corpus Cuento Cultura Delaney Delhez Demonio Dictio Drama Eguren Filippo Gamallo Giusti Hegel Hernández Arregui Horacio Igualdad Itinerarium Jousse Juan Luis Gallardo Juan Sasturain Juan de la Cruz Kant Kösters La Hostería Volante Lingüística Max Scheler Meyer Mugica Norte Bravo País en Crisis Periodismo Pluma Ponferrada Prada Prudencia Pío de Pietralcina Revolución Rougés Sabiduría Salvat Schoo Teología Teresa La Grande Trinidad Vallejo Vanini Venganza Verdera Vintila Horia Voluntarismo Walsh

viernes, 16 de junio de 2017

Sale la tan esperada segunda parte de la biografía



En esta segunda parte de la vida del P. Leonardo Castellani, el lector podrá acompañarlo en el largo calvario que le tocó en suerte después de su expulsión de la Compañía de Jesús (peripecia que se expuso con detalle en la primera parte de su biografía).

Con apenas 50 años de edad, Castellani es suspendido “a divinis”: no puede administrar sacramentos, ni predicar, ni enseñar, ni publicar libros, y es, prácticamente, reducido al estado laical. Pero como no hubo debido proceso previo a esta condena, tampoco hubo apelación posible. Y mucho menos término al castigo que, de hecho, duró casi veinte años. Randle examina minuciosamente todo esto y muestra cómo Dios –una vez más– se las arregló para sacar bienes de tanto mal: veremos cómo Castellani adoptó el estado de “ermitaño urbano”, consiguió casa y se puso a escribir los mejores libros de su vida. También comprobaremos cómo se santificó en perfecta pobreza y cómo se las ingenió para no volverse loco, cerrando en cambio el ciclo de su vida, después de haber combatido el buen combate, con una muerte tan santa cuanto conmovedora.


Más información en http://www.vorticelibros.com.ar/libro.php?id=144

miércoles, 14 de junio de 2017

Nuevo libro sobre Castellani y la influencia de éste en el Papa Francisco

Ese jesuita olvidado que en los ’60 imaginó un Papa con olor a oveja

Leonardo Castellani, en una nueva obra del escritor olavarriense Juan Waldemar Wally.


Juan Waldemar Wally, reconocido filósofo y escritor radicado en Olavarría, dice estar preparado para la presentación en la próxima Feria del Libro de Mar del Plata de su última obra, nuevamente dedicada a rescatar del olvido a una figura de trascendencia histórica en la Argentina.

“Pensamiento histórico y político de Leonardo Castellani” (1899-1981) es el nuevo libro de Wally, que surgió de la editorial Los Pinos a fines del año pasado.


¿Quién fue Castellani? El autor cita la respuesta que a esta pregunta dio uno de los discípulos de Castellani en el seminario, el padre Héctor Mandrioni: “Fue la inteligencia más brillante que produjo la Iglesia Argentina y que en buena medida había sido desaprovechada por ella”.

Hacia mitad de los años ’30 y comienzos de los ’40, Castellani, jesuita como el hoy papa Francisco, era ya un prolífico escritor referente del catolicismo de orientación antiliberal. Su derrotero político en ese tiempo como algunos de sus escritos le provocaron los primeros conflictos con las autoridades de su orden. Esa relación siguió empeorando hasta que en octubre de 1949 fue expulsado como jesuita y suspendido a divinis en su ministerio sacerdotal.

Wally asegura que “Castellani, sufrió, como pocos, la “conspiración del silencio” de la que hablaba Raúl Scalabrini Ortiz”, y en la introducción del libro refleja cómo se rebeló contra los castigos y luchó en sus últimos años contra crueles enfermedades.

En su ensayo se concentra sobre su pensamiento histórico y político, aún cuando la obra de Castellani es extensa, incluyendo poesía, cuentos, novelas, ensayos, artículos periodísticos y comentarios de la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino.

Es indudable que Jorge Bergoglio conoció a Castellani, tanto a su persona, como a su realidad y escritos. En 1971 le es ofrecido a Castellani el reingreso en la orden de los jesuitas pero ya la rechaza por razones de salud. Y será en 1973 cuando el padre Bergoglio asume, apenas cuatro años después de haber sido ordenado sacerdote, como el provincial de los jesuitas en la Argentina, cargo que desempeñará hasta 1979. En 1981 murió Castellani.

Tras que Bergoglio se convirtiera en el Papa Francisco, en marzo de 2013, y apenas unos meses después de ver el estilo “de cercanía” del nuevo pontífice, particulares publicaciones católicas repararon, sorprendidos, en cómo esos gestos, llamativos para la prensa internacional, coincidían con los imaginados por Castellani en su novela de anticipación “Juan XXIII (XXIV)” de 1964.

En efecto, en junio de 2013 el periodista Carmelo López Arias titula así un artículo: “Sorprendentes semejanzas entre una novela de Leonardo Castellani y la figura de Francisco”, para subtitular, en referencia a ese personaje literario concebido medio siglo atrás: “Papa argentino, va en metro, ‘huele a oveja’, acude a ‘las periferias’, censura el fariseísmo, crea un selecto grupo de cardenales… ¿y no es Francisco?”.

En el mismo artículo, se sugiere que en su trayectoria como Papa, Bergoglio coincide también en plasmar algunas ideas de Castellani, más allá de esas celebradas formas de la actuación pública.

El referido López-Arias arriesga esta comparación: “Castellani no fue peronista, pero sí uno de los autores de referencia del nacionalismo católico argentino… y Bergoglio se formó y colaboró en su juventud y como sacerdote con la derecha peronista, que bebe de la tradición intelectual del nacionalismo católico argentino aunque incorpore elementos ajenos a ella”.

Wally, respecto del pensar político de Catellani, expresa: “Está centrado en la crítica al liberalismo y las propuestas de superación de la crisis a la cual ha llevado a nuestro país. El liberalismo proclamaba la libertad, pero en realidad la destruyó. Lo que quería realmente era la libertad de comercio, es decir la libertad para el Gran Dinero o Capitalismo”.