Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

Temas

Alcañiz Alianza Allegri Amistad Anquín Apokalypsis Aragón Aristocracia Arte Astrada Barcia Barletta Baudelaire Belloc Belén Benson Bettanin Billot Biográficas Bloc de notas Bloy Caillet Calderón Bouchet Camperas Cardenal Newman Castañeda Catecismo Catolicismo mistongo Chesterton Clase Dirigente Claudel Cobardía Conti Corpus Cultura Decíamos Delaney Delfina Bunge Delhez Democracia Demonio Disandro Domingueras Drama Duhalde Dulcinea Eguren Enseñanza Ernesto Sábato Esjatología España Esperanza Espiritualidad Evangelio Fabulas camperas Fantasma en coche Fariseísmo Fermín Chávez Fernández de la Cigoña Fierro Filippo Freud Fábulas Gamallo Gera Giusti Graffigna Hegel Hernández Arregui Homilías Horacio Ichtys Iglesia Argentina Igualdad Itinerarium Jauja Jorge Luis Borges Jousse Juan de la Cruz Juan Luis Gallardo Juan Manuel de Prada Juan Marzal Juan Sasturain Juan XXIII/XIV Juan XXIII/XXIV Judíos Kant Kirkegord La Hostería Volante Leopoldo Lugones Leopoldo Marechal Liberalismo Literaria Martita Max Scheler Metafísica Metri Meyer Mi Tío el Cura Mikael Milenismo Militis Mugica Norte Bravo Nuncio Obediencia Opinión Oraciones Ortega Peña Pablo Hernández Papa Papeles Parábolas Patriotismo País en Crisis Periodismo Pluma Poesía Policial Políticas Prada Profecía Prudencia Psicología Pío de Pietralcina Reforma Reportaje Revolución Rosal Rosas Rougés Ruiseñor Sabiduría Sacrificio Salta San Agustín Sancho Schoo Schopenahuer Sebastián Randle Sermones Suarecianismo Teresa La Grande Tomás de Aquino Tradición Trinidad Vallejo Venganza Verdad Vintila Horia Virgen de Luján Voluntarismo Vuelve o no Walsh

jueves, 18 de diciembre de 2014

Pedido de ayuda de un lector

Nos llega el siguiente pedido a nuestro correo electrónico. Ojalá algún otro lector pueda ayudarnos.

Estimados amigos:
Pax tecum!
Les escribo para pedirles un gran favor: en una mudanza se me hizo trizas el cuadro del P. Leonardo Castellani y he buscado la foto que tenía en internet pero sólo encontré esta que no tiene muy buena calidad.
Tendrán uds. esta foto del Padre como para imprimirla y hacer de nuevo el cuadro?
Quedando a la espera de sus noticias, aprovecho para felicitarlos por la página.
En Cristo Rey y María, Madre de la Iglesia
D. O. G. C.
 
Tamaño original del archivo enviado como adjunto por el lector
 

lunes, 8 de diciembre de 2014

La muerte de Martin Fierro




Castellani
LA MUERTE DE MARTÍN FIERRO
(Desiderio Fierro y Cruz)

Buenos Aires
CINTRA
1953


Interesante estudio sobre esta obra poco conocida del P. Castellani:

María Mercedes Rodríguez Temperley, "'La muerte de Martín Fierro', de Leonardo Castellani: Apuntes de genética textual", IX Congreso Argentino de Hispanistas, 27 al 30 de abril de 2010, La Plata. Memoria Académica, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Universidad Nacional de La Plata.


jueves, 4 de diciembre de 2014

Benson, Castellani y fariseísmo


Los grados del fariseismo, según Castellani. El 5to. nuestra actual romana calamidad, según Bensonians

"- El fariseísmo viene a ser como...los fariseos son "religiosos profesionales"...como el profesionalismo de la religión - dije-, recordando una frase de Gustavo Thibon.
- Ese es solamente el primer grado de fariseísmo en todo caso - reflexionó el viejo -. A ver si podemos describirlo por sus grados:
El primero: la religión se vuelve meramente exterior...
El segundo: la religión se vuelve profesión, métier, gagne-pain.
El tercero: la religión se vuelve instrumento de ganancia, de honores, poder o dinero.
- ¡Es como una escleorotización de lo religioso, un endurecimiento o decaimiento progresivo! - saltó el teólogo.
- Y después una falsificación, hipocresía, dureza hasta la crueldad...- dije yo.
-Jesucristo en el Evangelio condenó a los fariseos - machacó fray Florecita - y con eso basta.
El judío se había quedado como absorto. Después prosiguió con una voz hueca y ronca...
- Yo tiemblo de decir lo que oso pensar...Mi corazón tiembla delante de Dios como una hoja de árboñ al pensar en el misterio del fariseísmo. Yo no puedo indignarme como el Divino Maestro; yo, miserable gusano, le tengo miedo - y de hecho se estremeció bruscamente todo su cuerpo, y dos lágrimas asomaron a sus ojos.
- Los otros grados - prosiguió - ya son diabólicos. El corazón del fariseo primero se vuelve corcho, después piedra, después se vacía por dentro, después lo ocupa el demonio. "Y el demonio entró en él", dice Juan de Judas.
El cuarto: la religión se vuelve pasivamente dura, insensible, desencarnada.
El quinto: la religión se vuelve hipocresía: el "santo" hipócrita empieza a despreciar y aborrecer a los que tienen religión verdadera.
El sexto: el corazón de piedra se vuelve cruel, activamente duro.
El séptimo: el falso creyente persigue de muerte a los veros creyentes, con saña ciega, con fanatismo implacable...y no se calma ni siquiera ante la cruz ni después de la cruz..."Este impostor dijo que al tercer día iría a resucitar"; de modo que, Oh Excelso Procurador de Judea...Guardias al sepulcro." 
Leonardo Castellani, Cristo y los Fariseos.
Ediciones Jauja 1999

lunes, 1 de diciembre de 2014

De Vórtice...

21/11/2014

Celoso guardián

En el apreciado blog Castellaniana han resuelto otra vez darle cabida a los comentarios de un tal “Pampeano”, quien, como fruto de sus rondas, y según lo que se deduce de sus ironías, aparentemente pudo comprobar la existencia de ejemplares clandestinos de algunas obras del padre Castellani tanto en una “librería de la calle Solís” como en Vórtice.

Todo lo que podía decir al respecto ya lo dije mediante nota que el mismo blog tuvo la gentileza de republicar en su momento, y de la cual no corrijo una coma. Pero aprovecho la insistencia del celador para incluir ahora otras cuestiones, parte de las cuales hacen a la vida íntima de un pequeño emprendimiento familiar y amical como Vórtice, cuya marca está sostenida en nombres y apellidos que este guardián anónimo ha decidido ensuciar en cumplimiento de alguna misión desconocida.

1) Vórtice es, específicamente, una editorial que hace ya muchos años no realiza tareas de distribución de otros fondos editoriales, pero aún cuenta con una pequeña librería que atiende en horarios reducidos y en la cual se exhiben y venden, acorde a las posibilidades físicas del local, una selección de otros productos editoriales aparte de los propios, con especial énfasis en algunos autores.

2) Uno de los autores que se privilegian es, lógicamente, Leonardo Castellani, pues no por nada la primera obra que decidimos publicar, allá por 1989, fue El Apokalypsis de San Juan, que dio comienzo a nuestro oficio editorial. Vale la pena recordar que, luego de haber editado cinco títulos más de tan querido autor (incluidas dos reediciones), a causa de razones ajenas tuvimos que dar por terminada la tarea. La involuntaria censura tuvo por broche o frutilla la misma obra con la que nos iniciamos, El Apokalypsis, que reeditamos en 2005; sin embargo, esta suerte de paradoja recién la pudimos constatar años después, en 2008, cuando nos vimos obligados a deshechar la edición ya terminada de otro libro del padre, Perogrullo y Compañía, que sin embargo había sido convenida con el entonces tenedor de los derechos. Lo hecho, hecho quedó. Todos los títulos editados siguen figurando en nuestro catálogo, aún agotados, como punto de orgullo. No nos dio oro, nos dio dicha, que es más valiosa que el oro.

3) Desde el 2005 hasta al presente, la única obra de Castellani que se publicó en la Argentina fue Juan XXIII-XXIV, por parte de la librería Lectio (Córdoba), en 2013. Hubo ediciones de algunas de sus obras en España, pero sólo llegaron a pocas librerías argentinas, en exiguas cantidades y a precio elevado. Según se informa, también su Lugones tuvo acá una reedición a cargo de la Biblioteca Nacional, mas formando parte quizás de alguna colección protocolar, pues no circula. En definitiva, han pasado casi diez años con apenas la edición argentina de un solo libro (o dos) de Castellani, y hay que apuntar que tal ausencia no se debe a la falta de interés de las editoriales argentinas, al menos de varias de ellas, incluida Vórtice.

4) Además de que conservamos ejemplares de dos de los títulos editados, La reforma de la enseñanza y Cristo ¿vuelve o no vuelve?, más otros pocos que en su momento fueron adquiridos a su anterior editor, Jorge Castellani, y a la anterior poseedora de los derechos, Irene Caminos, no sé si hace falta explicar que todo libro suyo que nos ofrecen, nuevo o usado, es en Vórtice bienvenido, bien pagado, bien exhibido y bien vendido. No tenemos ninguna obligación de cuestionar o investigar la procedencia, del mismo modo que no nos interesa en lo más mínimo conocer la identidad o la función de los comentaristas vigilantes. Que se apersone, en todo caso, quien corresponda. Mejor por sí que por apoderado.

5) Pero además, ¿no te das cuenta?, éste es el resultado de una inexplicable terquedad (lo digo sin ningún ánimo ofensivo o belicoso) que ya es hora de considerar. Supongamos que alguien obtuvo del estado, por equis motivo, la concesión de la laguna de la que bebe el pueblo, y a partir de entonces los pobladores se vieron impedidos de acceder a ella porque el concesionario la alambró y se ausentó o se cabreó o qué sé yo. Estaban todos dispuestos a pagar por el consumo, dadas las circunstancias, pero: o no le pareció nunca suficiente el precio justo, o tenía la expectativa de que alguien invirtiera en una gran cisterna que en menor tiempo le diera mayor beneficio, o intentó mudar de país la laguna pero sólo consiguió estibar unas cubas, o quizás se obstinó en imponer el sabor que debía tener esa agüita para el que la bebe. Sea lo que sea, la laguna siguió vedada, y como la sed no se puede controlar, tarde o temprano los pobladores iban a hacer lo que empezaron a hacer: entrar por las noches con unas cubetas, treparse a las ramas con baldes encordados, ocultar caños y mangueras en el pasto... Al final armarán hileras para pasarse los tachos de mano en mano, tal como se hacía antes para apagar un incendio.

6) A cada cual lo suyo, ¿quién lo niega? Más todavía: ¿quién es el que lo impide? Un principio moral, y del sentido común, más viejo que el más viejo de los antepasados: el que obtiene un derecho, obtiene a la vez un deber. Luego fortalecido por el Evangelio: obtiene ante todo un deber. Así que: explíquese o cállese. Mejor aún: restitúyase y edítese. Pero ya basta de vigilar y rezongar.

7) ¿Un título cada diez años? ¿Cuánto falta para que El Evangelio de Jesucristo vuelva a caminar? Va de vuelta: ojalá los libros que escribió el padre Castellani recuperen en la Argentina el lugar que se merecen, que los argentinos se merecen. “Que todos quieran ayudar”, incluidos los vigilantes. Lo quiera Dios.

Alejandro Bilyk

lunes, 24 de noviembre de 2014

Doctrina Social de la Iglesia

El Dr. Verdera analiza la Doctrina Social de la Iglesia en su programa "El Compromiso del Laico" por el canal TLV1. A partir del minuto 29, comparte una serie de citas del P. Castellani relativas al tema.




viernes, 21 de noviembre de 2014

Colección de Castellani en revistas...

Castellani en revistas

[Tomado del blog Esperando Nacer, 10 de noviembre de 2014.]

Sólo a modo de coleccionista-exhibicionista, y porque creo que no se encuentran en Internet, algunas referencias a Castellani de unas revistas que tengo:

1. “El gato negro”, revista argentina de narrativa policial y de misterio, dedicó el número 7 (diciembre de 1996) a Castellani: una nota de Juan José Delaney sobre el cura como escritor de ficción, y una bibliografía meritoria hecha por Pedro Luis Barcia.


2. En la revista Gente (enero de 1976), se menciona su inclusión en un “Premio consagración nacional”, que habría recibido -junto con Sábato y otros- a fines de 1975. Sólo como curiosidad, va también la página opuesta.


3. En la revista argentina “Vigencia” (marzo de 1980 – director: Avelino J. Porto) hay una entrevista realizada en febrero de aquel año. Su contenido no es muy jugoso, pero la foto principal tiene lo suyo. Castellani tenía entonces 80 años, y moriría un año después.

lc1lc2

 # | hernan | 10-noviembre-2014 | comentarios |   Twitter Facebook

sábado, 15 de noviembre de 2014

Operación "Cóndor"

Benson y Castellani en "La Prensa"


CULTURA
La novela del fin del mundo
Por Jorge Martínez

Publicada en 1908, la novela Señor del mundo, de Robert Hugh Benson (reeditada años atrás por Librería Córdoba), deslumbra por la exactitud de algunas de sus anticipaciones y la lógica de un argumento místico que imagina el fin de los tiempos y la aparición del Anticristo, encarnado en un misterioso y cautivante político estadounidense. Pero lo más perturbador del relato es que el mundo que Benson describe en vísperas de su destrucción se parece mucho al que conocemos hoy, más de cien años después de publicada la obra. 

[Seguir leyendo...]



miércoles, 12 de noviembre de 2014

Una lectura castellaniana del Sínodo de la Familia

Leonardo Castellani y el Sínodo

Publicado por: Hildebrando Tittarelli 31 octubre, 2014.

Dije en mi primer artículo que la intención era, primordialmente, aportar claridad, en estas épocas de confusión, desde la luz que proyecta la obra del Padre Leonardo Castellani. No es el propósito poner bajo examen el papado de S.S. Francisco –menos aún criticar a Maradona-, sino rescatar pinceladas de la obra del jesuita argentino que, con su genio, abarcó todas las facetas y lo constituyó un escritor inclasificable. Por supuesto que muchas de las citas de este autor –y de otros que vengan al caso- harán ineludible referencia a temas actuales. El don profético de Castellani fue una de las características más asombrosas. La mayoría de sus cosas parecen escritas ayer.

[Continuar leyendo]

 

viernes, 31 de octubre de 2014

Castañeda y Castellani


"Rivadavia encadena al Padre Castañeda en Kaquelhuincul, y al dictarse la ley del olvido, se olvida del clérigo. Cavia, Varela, Agüero, a coro lo denostaron por sus presuntas locuras. Piccirilli, el mayor panegirista de don Bernardino, pondera a Castañeda y lo exime de las acusaciones de enajenado. En todo caso, el sacerdote anticipa, en el siglo XIX, lo que en el XX significó Leonardo Castellani, otro cura que expresaba con crudeza y fina ironía su sentimiento patriótico. ..."

Tomado de Juan Carlos Cardinali, "Un país sin búhos ni teros", revista El Arca del Nuevo Siglo (publicación La Caja de Ahorro y Seguro S.A.).

lunes, 27 de octubre de 2014

jueves, 23 de octubre de 2014

Falsificar


Todas las energías del diablo están concentradas hoy día en corromper lo que es específicamente religioso.

Al diablo ya no le interesa matar; lo que le interesa es corromper, envenenar, falsificar.

Vivimos crudamente bajo el signo del que no puede vivir ni morir. El diablo no puede ni vivir ni morir.

Nuestra época no puede vivir y no quiere morir.

Leonardo Castellani

lunes, 20 de octubre de 2014

Castellani próximamente en el cine



Sábado 11 de octubre de 2014 | 

Convierten la Casa Rosada en un set de filmación

Recrean en una escena el encuentro de Videla con escritores, en 1976


Con la presidenta Cristina Kirchner en Olivos, la Casa Rosada se transformó ayer en un set de filmación.

Se rodaron escenas de la futura película El almuerzo, del director Javier Torre, hijo de Leopoldo Torre Nilsson, que recrea una invitación que el ex presidente de facto Jorge Videla les hizo en mayo de 1976 a un grupo de escritores para consultarlos sobre cómo veían la marcha de su gobierno, que había derrocado a María Estela Martínez de Perón.

Las escenas se ambientaron en 1976, dos meses después del golpe de Estado del 24 de marzo de ese año. Entre los invitados estaban Ernesto Sabato, Jorge Luis Borges, Horacio Ratti (presidente de la Sociedad Argentina de Escritores) y el sacerdote, escritor y periodista Leonardo Castellani.

Videla nunca pensó que Castellani le iba a reclamar por los 15 escritores detenidos por entonces, como Haroldo Conti. Los otros escritores también se interesaron, sin dar nombres, pero no dijeron lo que pensaban por temor a que los detuvieran o pasaran a ser desaparecidos.

En la película se verá que Videla dijo que "subversivo no sólo es el que tiene un arma, también lo son los que escriben en contra o no acorde con el pensamiento del régimen militar". Actúan en el film Alejandro Awada (Videla), Roberto Carnaghi (Ratti), Jean Pierre Noher (Borges), Arturo Bonin (general Antonio Villarreal, secretario general de la Presidencia), entre otros. Continuarán filmando hoy y también pasado mañana, feriado.


+++++++++++++++++++++++++


DATOS TÉCNICOS
TÍTULO: EL ALMUERZO
DIRECTOR: Javier Torre
PRODUCTORA: Arco Libre S.R.L.
FECHA RODAJE: 06/10/14
FIN DE RODAJE: 31/10/14
TELÉFONO 4779-2397

Ratti, el Gral. Videla, Borges, Sábato, Castellani y el Gral. Villareal.




miércoles, 15 de octubre de 2014

A los obispos





No pedimos a los obispos que sean todos varones santos;
les pedimos solamente que parezcan varones.

No pedimos a los curiales que tengan la santidad;
les pedimos que perciban y no persigan la santidad.

No pedimos a los sacerdotes que crean en el Evangelio;
les pedimos solamente que enseñen el Evangelio; todo el Evangelio.

LEONARDO CASTELLANI, Carta al Nuncio



Castellani sobre Borges


4.jpgEl libro de Diego Bentivegna “Castellani crítico” presenta un apéndice bajo el título de “Vademécum crítico” con citas en las que recurren Baudelaire, Claudel, Joyce y Marechal, entre otros. Transcribimos aquí las referidas a Jorge Luis Borges.

Agorafobia literaria, Borges

Borges padece de agorafobia literaria:busca los rincones de la literatura; y cuando topa con una gran plaza, la cruza de una disparada frenética. Después que la ha cruzado, describe con ésa su belleza verbal de avezado poeta lo que ha pescado en ella; y la gran plaza (Cervantes, Dante, Quevedo, José Hernández) comienza a achicarse rápidamente y se convierte en rincón; a veces, sombrío. Así Chesterton se convierte al final de una nota en un talento fallido; Belloc en un pensador “derrotado por Wells”; y León Bloy en un hereje. Borges afirma que León Bloy creía ser católico; pero que él sabe que era un hereje. ¡Asombroso! ¿Cómo lo sabe? Pues porque León Bloy cree, lo mismo que San Pablo y otros no poco santos, que vemos a Dios “en espejo y en enigmas”; y que el espejo y el enigma no son sino la Creación y la Historia, las cuales tienen por ende para la fe un valor simbólico. Por eso León Bloy es hereje. ¡Desdichado de mí, yo también!

Inercia literaria. Borges

Borges es un exquisito sofista y un peligroso malabarista de ideas, además de un simulacro de filósofo, y un crítico literario de gran altura, aunque parcial. También es uno de nuestros más indudables poetas. A pesar de su gran ingenio, para el gran público es aburrido; porque el ingenio, la agudeza, la erudición, la retórica y la desesperación pueden simular la vida, no pueden engendrarla. Y así las obras de Borges son, casi sin excepción espléndidamente inertes, como bustos, como camafeos. Son productos mineralógicos: ácidos, sales, cristales, químicamente puros; pueden corroer y deshacer, no pueden alimentar, helás. Pero pueden sazonar, pero pueden desinfectar; pero pueden pulir, como los venenos.


 

miércoles, 8 de octubre de 2014

Estatuilla






Premio anual "Estauilla Leonardo Castellani" de la Exposición del Libro Católico "en reconocimiento a quienes hayan contribuido con su producción, obra, aplicación y trabajo a la difusión de los valores intelectuales católicos en nuestro medio, con una conciencia de servicio y un anclaje en nuestra realidad argentina". Se trata de una estatuilla en bronce de aproximadamente 25 cm., obra de la profesora María Alba Blotta.

Fue entregada por primera vez en 1998 en el marco de la X Exposición del Libro Católico. El primer premiado (post mórtem) fue el cardenal Antonio Quarracino y la misma fue a manos de monseñor Roberto Toledo, secretario del Cardenal fallecido ese mismo año. Otros receptores del galardón han sido monseñor Octavio N. Derisi (rector emérito fundador de la Univ. Católica Argentina), el R.P. Cayetano Bruno O.D.B. (historiador eclesiástico), los doctores Alberto Caturelli (historiador de la filosofía) y Carmelo Palumbo (difusor de la doctrina social cristiana), el R.P. Alfredo Sáenz S.J. (historiador y teólogo), profesor José Ma. Castiñeira de Dios (periodista), el doctor Néstor T. Auza (historiador), R.P. Contardo Miglioranza O.F.M. Cap. (hagiógrafo), R.P. Aníbal Fósbery O.P. (educador), Dr. Carlos A. Velasco Suárez (psiquiatra), Dra. Lila B. Archideo SS. (educadora), R.P. Carlos Buela I.V.E. (fundador), entre otros.

Durante la exposición anual del Libro Católico, anteriormente se hacía entrega del Premio "Faja de Honor Leonardo Castellani" para libros editados el año inmediatamente anterior. Este premio comenzó a ser otorgado en forma ininterrumpida desde la VII Exposición de 1995. En aquella ocasión la 1ª faja la recibió El amor es cosa seria del R. P. Mamerto Menapace O.S.B., la 2ª fue para ¡Socorro! Mi hija puede estar embarazada de María Esther Perea de Martínez y la 3ª para Versos para el camino del Pbro. José Daniel Tomás. Hubo menciones para La diosa sensación de Salvador Fornieles, ¿Y por casa cómo andamos? de Juan Carlos Pisano y Sonetos irreverentes de Adela Christensen.



[Imagen tomada de aquí.]

jueves, 2 de octubre de 2014

Hechos e Ideas

Número de la revista Hechos e Ideas que contiene un segmento monográfico referido a Leonardo Castellani, con notas de Fermín Chávez y Gustavo Cirigliano. Incluye textos del Padre y fragmentos inéditos de cartas del homenajeado a Chávez.



HECHOS E IDEAS N° 25/26.

Editado por Colotti, Ana M. Buenos Aires: Hechos e Ideas, 1996.
Editorial
Homenaje a Eva Perón
Artículos y reportajes.
Memoria
Leonardo Castellani
Leonardo Castellani, el "ermitaño urbano" de San Telmo. Fermín Chávez.
Cartas de Leonardo Castellani a Fermín Chávez.
Leonardo Castellani, "género único". Gustavo F. J. Cirigliano.
El carácter del Anticristo. Leonardo Castellani.
Castellani y la política (fragmento inédito). Leonardo Castellani.

Oliverio Girondo
Memoria y olvido en la poesía de Oliverio Girondo. Enrique Rojas Paz.
Nuestra actitud ante el desastre. Oliverio Girondo.
Héctor Tristán
Héctor Tristán, paradigma de compromiso y militancia. Fermín Chávez.
Cartas a y de Héctor Tristán.
Libros y revistas.
Noticias y comentarios.
Noticia sobre los colaboradores.



lunes, 29 de setiembre de 2014

Ediciones raras: "Conversación y crítica filosófica" (1986)


Tapa de la 2ª edición (1986) de Conversación y crítica filosófica
por Ediciones "El Ermitaño Urbano". Son 285 páginas.

"Ermitaño Urbano" fue el apodo que varias veces utilizó el Padre Castellani para referirse a él mismo. En algún lado, Fermín Chávez lo llama "el Ermitaño Urbano de San Telmo". A la manera de los miembros de las órdenes y congregaciones religiosas, Castellani agregó varias veces el "E.U." final a su nombre. Así se intitula también un capítulo de su novela Juan XXIII/XXIV.

No tenemos demasiadas noticias del sello "Ediciones El Ermitaño Urbano", pero deducimos que se trató de un grupo de discípulos del Padre que quizo editar especialmente textos vinculados a la Psicología. Además de la 2ª ed. de Conversación y Crítica Literaria, E.U. sacó en 1988 La catarsis católica en los ejercicios espirituales de Ignacio de Loyola, primera edición en castellano de La catharsis catholique dans les exercises spirituels d'Ignace de Loyola (la tesis doctoral del Padre en la Sorbona. Hubo posteriormente, en 1991, una segunda edición castellana de Ediciones Epheta).

En su 1ª ed. (Buenos Aires: 1941), Conversación y crítica filosóficahabía salido en el sello Espasa-Calpe Argentina, con 230 páginas.


Cubierta de la edición de 1941.

Cubierta de la edición de 1941.

Tapa en rústica de la edición de 1941.


viernes, 26 de setiembre de 2014

Ediciones raras: "Esencia del liberalismo"



Primera edición de Esencia del Liberalismo (Buenos Aires: Huemul, 1961). Son 30 páginas.

Eran apuntes de la conferencia pronunciada por el P. Leonardo Castellani en la sede de la Librería Huemul, el 15 de octubre de 1960.

Editorial Nuevo Orden tendrá a su cargo la 2ª edición (1964) y la Librería Huemul sacará una 3ª aumentada (1971). Finalmente, la 4ª Ediciones Dictio la editará en un único tomo junto con Lugones y Nueva crítica literaria (1976).

lunes, 22 de setiembre de 2014

Premio "Consagración Nacional"


(Gentileza de Hernán González)

En la siguiente nota de la revista Gente de Enero de 1976 se deja constancia de la entrega de los premios "Consagración Nacional" por parte de la Secretaría de Cultura de la Nación.

El mismo premiaba a "las personalidades que en toda su vida se hayan distinguido por su labor de creación, investigación, esclarecimiento o realizaciones en cualquiera de las materias que hacen a la cultura de un pueblo". Además del reconocimiento, consistía en un diploma de honor, cinco millones de pesos moneda nacional (50.000 pesos Ley 18.188, que equivalía aproximadamente a tres salarios mínimos) y una pensión.

Página de la revista Gente.

En el caso del P. Castellani, el premio fue otorgado "por su sabiduría y la proyección de su labor humanística en los campos de la filosofía, la literatura, etcétera [sic]".

Detalle del recuadro sobre Leonardo Castellani.

Desconocemos si el Padre llegó a cobrar dicha pensión y si, de haberlo hecho, se mantuvo tras el golpe militar del 24 de marzo de 1976 dando inicio al Proceso de Reorganización Nacional. Cualquier dato que nuestros lectores, amigos y colaboradores nos puedan dar, será bienvenido.

[Original en Twitter y en la web.]


viernes, 19 de setiembre de 2014

Ediciones raras: "Reflexiones políticas"


Reflexiones Políticas (Buenos Aires: Signum, 1977), 190 páginas.



Índice


  • Presentacion
  • Mi hojita. 
  • ¿Qué opina usted?. 
  • Lo que educa al pueblo. 
  • La raíz del mal. 
  • Las costumbres. 
  • La Policía. 
  • Para construir una nación. 
  • El problema argentino. 
  • La inflación. 
  • Religión y carácter. 
  • La subversión. 
  • No hay remedio. 
  • La restauración será religiosa o no será. 
  • Ensayos intempestivos: 


1. Fuerzas Armadas.
2. El clero.
3. Clase dirigente. 


  • Subdesarrollados. 
  • El espíritu de perplejidad. 
  • Decíamos ayer. 
  • Una obligación religiosa. 
  • Venero de lecciones. 
  • Los tres grados. 
  • Política sana. 
  • Tesoro-Testamento. 
  • Cigarro fumado a dos puntas. 
  • Pesquisando errores. 
  • Filosofía del Nacionalismo. 
  • Entonces seremos Nación. 
  • Mejor es saber una cosa bien. 
  • ¿Dónde estamos?. 
  • La antigua disciplina del arcano. 
  • Una actividad noble. 
  • Servir a su Divina Majestad. 
  • Soñar no cuesta plata. 
  • La fe no se movió un jeme. 
  • Que se alce el país del fatídico cauce actual.



lunes, 15 de setiembre de 2014

Las Parábolas de Cristo


Tapa de la primera edición (Buenos Aires, 1955) de Las parábolas de Cristo, de Ediciones Itinerarium. 345 páginas.

Ediciones Itinerarium tenía su sede en la calle Adolfo Alsina 380 de la Ciudad de Buenos Aires, es decir en el Convento de San Francisco. 

Esta casa editorial era la encargada de publicar Itinerarium: Revista Franciscana de Cultura Católica. La publicación estaba dirigida por Fr. Antonio Vallejo O.F.M. (su propietario [dibujo autógrafro]), poeta y crítico literario de la célebre revista vanguardista Martín Fierro, quien tras asistir a los Cursos de Cultura Católica, terminaría convirtiéndose y, eventualmente, en 1940, ingresando a la Orden de San Francisco. 
Durante su corta vida, en Itinerarium colaboraron, entre otros, Dimas Antuña, el Pbro. Julio Meinvielle, Carlos Obligado, Máximo Etchecopar, Francisco Fornieles, el R. P. Leonardo Castellani S.J. (como Jerónimo del Rey), Benito Raffo Magnasco, Carlos Marfany, Juan Carlos Zuretti, Félix Lafiandra. Las ilustraciones estuvieron generalmente a cargo de Juan Antonio Spotorno y Juan Ballester Peña.


De este libro, hay una segunda edición de 1994 por Ediciones Jauja (Mendoza). 347 páginas.







jueves, 11 de setiembre de 2014

Freud en cifra


Primera edición de 1966 a cargo de Cruz y Fierro Editores (Buenos Aires). Son 70 páginas. Y el diseño de cubierta y dibujo que pueden admirarse arriba (pinchar para agrandar) pertenecían a Juan Ballester Peña.

Hubo una segunda edición, por Ediciones del Buen Ladrón (Bs. As.: 1991). Y aún una tercera, aumentada con una traducción de Castellani de "Doctrina y crítica de Freud" del R. P. Joseph Maréchal S.J. (Mendoza: Ediciones Jauja, 1996; reimpresión con fe de erratas de 1997)
.



lunes, 8 de setiembre de 2014

Maestro de la Fe


LEONARDO CASTELLANI, MAESTRO DE LA FE

Posted on August 23, 2014 by Nuevo Accion

Por, Jorge Mastroianni (Publicado en “Cabildo” 98, año X, segunda época)

Los años transcurridos desde la muerte del Padre Castellani (foto de la izquierda), son posiblemente el lapso en que frecuentamos su trato con mayor asiduidad. Decimos “trato” y no “lectura”, porque un libro de Castellani es una lección dialogada entre autor y lector, un coloquio que va desarrollándose inadvertidamente, hasta que —de pronto— las intuiciones y sentimientos que suscita la lectura irrumpen en forma de diálogo ameno y chispeante. El alma de ese diálogo personal, directo y confiado, consistía en su propósito de cumplir con el oficio que Dios eligiera para él, esto es, enseñar la Fe, poniendo a su servicio los medios más aptos del que él eligiera para cumplirlo: nos referimos a su vocación de sacerdote y su idoneidad de hombre de letras. Porque este escritor singular, profundo, sabio y disciplinado como pocos en su trabajo; este lector de oficio —que ejercía como un deber de estado en que se juegan la vida o muerte eternas— este sacerdote que amó a la Iglesia “a pesar de los pesares” y, sobre todas las cosas, amó a Cristo presente en la Iglesia, era, sobre todas las cosas también, un hombre de Dios, un hombre elegido por Dios. Dice bien Calderón Bouchet en su Estudio Preliminar a “Las Canciones de Militis” (Ed. Dictio, Bs. As., 1974) que “…sin ser dominico, hizo suyo el lema de aquella Orden: Contemplari et contemplata aliis tradere”. Bien dice, porque de esta contemplación y transmisión de lo contemplado, puede afirmarse que fue el primer motor de su obra. Y bien dice, cuando explicitando el concepto, agrega: “…si hay algo que distingue a Castellani de otros doctos en sagradas ciencias, es su idoneidad para hacerse entender y provocar en la inteligencia un movimiento de profundo goce intelectual sostenido por dos estímulos aparentemente antagónicos: el descubrimiento de la verdad y la asombrosa comprobación de la insignificancia de las mentiras que la ocultaban…” (subrayado nuestro). Conocer, en sentido cristiano, es contemplar y luego obrar en orden a lo contemplado. La virtud de la caridad, en este caso, consiste en participar a los demás de la Verdad contemplada: esa “caridad de la Verdad” que debemos al prójimo, antes y mejor que cualquier otro bien material o moral.

“El problema del aeronauta (dice Castellani), no es sólo volar alto, sino volar alto con pasajeros y carga, que de otro modo le puede sacar ventaja cualquier globito de hidrógeno”. Castellani voló alto y dotado de un instrumental de vuelo excepcional: Teología, Filosofía, Lingüística, Psicología, latín y griego, seis idiomas modernos, preceptiva literaria, arte y sensibilidad de poeta. Voló alto hacia Dios, por amor de Dios, llevando en el “anca” de su vuelo a la Patria, que al decir de Verlaine en los inolvidables versos que Castellani tradujera “…ya son un solo amor, ya no son dos”. Y voló alto para salvar su alma y la nuestra en un vuelo del que algunos fueron pasajeros y otros fuimos carga. Dicho en cristiano, unos pocos fueron Cireneos y otros, cruz.

Se ha dicho de él que fue el escritor religioso más original de este tiempo. Es verdad, pero vale la pena detenernos a considerar en qué consistía esa originalidad. Por una parte, originalidad de estilo, innegable, evidente, casi única. Pero por otra, o mejor dicho, subsumiendo aquélla, la originalidad de las almas en gracia, la santa originalidad de los fieles a las mociones de la Gracia.

¡Qué más le daba al Padre una palabra, un giro idiomático más o menos pulido, si expresaba claramente la idea que trataba de enseñarnos, la verdad que defendía, el punto de la Fe en que podíamos vacilar, tropezar o escandalizarnos! Castellani fue un maestro en la más amplia y pura acepción de la palabra, un maestro de la inteligencia, pero también un maestro de los corazones, porque movía la voluntad a la enmienda y a la vida virtuosa: porque edificaba, en suma, poniendo la inteligencia al servicio de la Fe.

Este servicio de la inteligencia en obsequio de la Fe, esta subordinación de grado de la razón a la Providencia, puede parecernos fácil a los que obramos sin mucho miramiento respecto de ambas. Pero en los hombres del talante (y del talento) de Leonardo Castellani, implica un esfuerzo y un vencimiento de valor excepcional: es fácil renunciar a las riquezas que no se tienen, lo tremendamente difícil es renunciar a las que se tienen.

En obsequio de la Fe, Castellani vendió, como el mercader de la parábola, todos sus bienes. Por cultivar el pequeño grano de mostaza, por hallar el tesoro escondido, por adquirir la perla única, gastó su vida, “…al servicio de Dios y de los hombres, en las cosas que miran a Dios” (San Pablo, ad Heb.)

Dice Bloy, parafraseando a San Pablo, precisamente, que la Fe “…es la sustancia de nuestra Esperanza”. Castellani vivió como pocos esa verdad; como pocos nutrió su Esperanza de la Fe y como pocos la esparció generosamente, como la buena semilla del Evangelio. Algunas cayeron sobre el camino, otras a su vera. Algunas fueron asfixiadas por los abrojos, pero alguna cayó en buena tierra. Y germinó, y dio frutos en abundancia. En esta patria enferma, tan melancólica, tan doliente, es preciso volver a ver la patria bella, tan oculta, que solo los ojos de la Fe intrépida, de la Fe que mueve montañas, serán capaces de descubrirla.