Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Temas

Alcañiz Alianza Allegri Amistad Anquín Apokalypsis Aragón Aristocracia Arte Astrada Barletta Baudelaire Belloc Belén Bettanin Billot Biográficas Bloc de notas Bloy Caillet Calderón Bouchet Camperas Cardenal Newman Catecismo Catolicismo mistongo Chesterton Clase Dirigente Claudel Cobardía Conti Corpus Cultura Decíamos Delfina Bunge Delhez Democracia Demonio Disandro Domingueras Drama Duhalde Dulcinea Eguren Enseñanza Ernesto Sábato Esjatología España Esperanza Espiritualidad Evangelio Fabulas camperas Fantasma en coche Fariseísmo Fermín Chávez Fernández de la Cigoña Fierro Filippo Fábulas Gamallo Gera Giusti Graffigna Hegel Hernández Arregui Homilías Ichtys Iglesia Argentina Igualdad Jauja Jorge Luis Borges Jousse Juan de la Cruz Juan Luis Gallardo Juan Manuel de Prada Juan Marzal Juan Sasturain Juan XXIII/XIV Juan XXIII/XXIV Judíos Kant Kirkegord La Hostería Volante Leopoldo Lugones Leopoldo Marechal Liberalismo Literaria Martita Max Scheler Metafísica Metri Mi Tío el Cura Mikael Milenismo Militis Mugica Norte Bravo Nuncio Obediencia Opinión Oraciones Ortega Peña Pablo Hernández Papa Papeles Parábolas Patriotismo País en Crisis Periodismo Pluma Poesía Prada Profecía Prudencia Psicología Pío de Pietralcina Reforma Reportaje Revolución Rosal Rosas Rougés Ruiseñor Sabiduría Sacrificio Salta San Agustín Sancho Schoo Schopenahuer Sebastián Randle Sermones Suarecianismo Teresa La Grande Tomás de Aquino Tradición Trinidad Venganza Verdad Vintila Horia Virgen de Luján Voluntarismo Vuelve o no Walsh

miércoles, 23 de julio de 2014

Antologías...




Leonardo Castellani (Antología). Selección, con una introducción de Luis Vizcay. Ediciones Culturales Argentinas (Secretaría de Cultura, Ministerio de Educación y Justicia). Buenos Aires, 1962. 130 pp.

"Luis Vizcay" era Luis Castellani Vizcay, sobrino del Padre, hijo mayor del Dr. Luis Oscar Castellani Contepomi y de la Sra. Isabel Vizcay Diez.


domingo, 13 de julio de 2014

Ediciones raras: "Los papeles..."

Segunda edición de Los Papeles de Benjamín Benavides realizada en México en 1967. Eran 409 páginas de 17 x 12 cm., con tapa rústica con solapas.





viernes, 11 de julio de 2014

Tres traducciones poéticas

(Tomado de Literatura & Traducciones.)



ARIETTE III
 Il pleure dans mon cœur
 Comme il pleut sur la ville
 Quelle est cette langueur
 Qui pénètre mon cœur?

 O bruit doux de la pluie
 Par terre et sur les toits!
 Pour un cœur qui s'ennuie,
 O le chant de la pluie!

 Il pleure sans raison
 Dans ce cœur qui s'écœure.
 Quoi! nulle trahison?
 Ce deuil est sans raison.

 C'est bien la pire peine
 De ne savoir pourquoi,
 Sans amour et sans haine,
 Mon cœur a tant de peine!

*
Llueve en mi corazón
como en la villa llora
que es esta desazón
que entra en mi corazón…?
Ruido dulce de agüita
por tierra y en el techo
Para un alma con cuita
Oh el canto del agüita.
No hay razón, corazón
que te descorazonas. . .
¡Qué! ¿Ninguna traición?
Es llanto sin razón.
Y no hay peor dolor
que no saber porqué
sin odio y sin amor
siento tanto dolor…
 
SCHLIESSE
Schliesse mir die Augen beide
mit den lieben Händen zu!
Geht doch alles, was ich leide,
unter deiner Hand zur Ruh.

Und wie leise sich der Schmerz
Well' um Welle schlafen leget,
wie der letzte Schlag sich reget,
füllest du mein ganzes Herz…
*

Ciérrame los dos ojos con tus manos
Piadosas y por mí gastadas
Y morirán mis sufrimientos vanos
Mis sueños truncos, mis odios paganos
En tus manos amadas.
Y el viejo corazón, qué suave y fuerte
Su último golpe en inmortal murmullo
Dará con voluntad de vida y muerte
Para no verte más y siempre verte
Lleno de ti, y enteramente tuyo.
 
DIE BOTSCHAFT
Mein Knecht! steh auf und sattle schnell,
Und wirf dich auf dein Roß,
Und jage rasch durch Wald und Feld
Nach König Duncans Schloß.

Dort schleiche in den Stall, und wart,
Bis dich der Stallbub schaut.
Den forsch mir aus: "Sprich, welche ist
Von Duncans Töchtern Braut?"

Und spricht der Bub: "Die Braune ist's",
So bring mir schnell die Mär.
Doch spricht der Bub: "Die Blonde ist's",
So eilt das nicht so sehr.

Dann geh zum Meister Seiler hin,
Und kauf mir einen Strick,
Und reite langsam, sprich kein Wort,
Und bring mir den zurück.

*
Escudero
Toma el mejor palafrén.
Vete a la ciudad corriendo
Corriendo a todo correr
A ver cuál es la que casa
De las dos hijas del Rey.
Escudero
Has de hacerme esta merced:
Preguntar cuál es la novia
De las dos hijas del Rey
Si es la rubia, ven y dímelo
Ven, amigo, ven
No te tardes, no demores:
Mata el ágil palafrén
Corre, apura, aguija, vuela
Por el campo y por la míes,
Vuela, vuela, que mi vida
Va en los cascos del corcel. . .
Si es la morena, no corras,
No te apures, no hay por qué.
Ven tranquilamente, amigo,
No les destroces la mies
No me mates el caballo
No te ahogues con la sed. . .
Sino párate un momento
En la Puerta de Algazel
Donde vive un cordelero
Y cómprame un buen cordel.

 
 

jueves, 10 de julio de 2014

Jauja


Reverendo Padre Leonardo Castellani

De Kirkegord a Tomás de Aquino – Apéndice II.
Su Majestad Dulcinea, página 101.


El año cincuenta – y, antes del 60 (no recuerdo la fecha) – acabé de leer meditadamente el gran tratado de Kirkegord “Posdata definitiva no científica a las Nonadas Filosóficas”, después de haber leído otras obras menores para alcanzar su comprensión. El libro me fascinó (o más elegante me impactó) de tal modo que ese mismo día escribí el poema kierkegordiano Jauja , el mejor de los míos (esto quizá no sea decir mucho) con una facilidad no ordinaria, como si alguien me lo dictase.

Uso allí la alegoría de un viaje arriscado por mar a una de las Islas Afortunadas para corporizar el “Itinerarium Mentis” del místico danés; como Fray Juan de Yepes usó la de una subida a la montaña, Santa Teresa el ingreso a la cámara más íntima de un palacio, el Inglés Bunyan el de un viaje a pie plagado de obstáculos y peripecias alegóricas; y así otros poetas místicos.

La escrición del poema, que va aquí en apéndice, me dejó la impresión de que el danés me había ayudado, como se lo pedí, lo cual significaba que se había salvado y estaba con Dios, lo cual se puede tener por superstición (y Uds. caros lectores pueden tenerlo) pero en mí es convicción soberana.

El poema comienza:

Yo salí de mis puertos tres esquifes a vela
y a remo a la procura de la Isla Afortunada
que son trescientas islas, mas la flor de canela
de todas es la incógnita que denominan Jauja:
hirsuta, impervia al paso de toda carabela,
la cedió el Rey de Rodas a su primo el de León
sólo se aborda al precio de naufragio y procela
y no la hallaron Vasco de Gama ni Colón.
O
Rompí todas mis cosas, implacable exterminio,
mi jardín con sus ramos de cedrón y de arauja,
mis libros de Estrabonio de Plutarco y de Plinio
y dije que iba a América, no dije que iba a Jauja.
Pinté verdes los cascos y los remos de minio
y las vela como alas de halcón y de ilusión,
quedé sin rey ni patria, refugio ni dominio,
mi madre y su pañuelo llorando en el balcón.
O
Muchas veces la he visto, diferentes facciones,
Diferentes lugares, siempre la misma Jauja:
sus árboles, sus frondas floridas, sus peñones
sus casas, maderamen del más perito atauja:
su señuelo hechicero de aromas y canciones
enfervecía el celo de mi tripulación
mas desaparecían sus mágicas visiones
apenas la ardua proa tocaba el malecón.
O
La he visto entre las brumas, la he visto en lontananza
a la luz de la luna y al sol de mediodía
con sus ropas de novia de ensueño y esperanza
y su cuerpo de engaño decepción y folía.
esfuerzo de mil años de huracán y bonanza,
empresa irrevocable pues no hay volver atrás,
la isla prometida que hechiza y que descansa
cederá a mis conatos cuando no pueda más.
O
Surqué rabiosas aguas de mares ignorados,
cabalgué sobre olas de violencia inaudita,
sobre mil brazas de agua con cascos escorados
recorrí la traidora pampa que el sol limita
desde el cabo de Hatteras al golfo de Mogados
dejando atrás la isla que habitó Robinsón
con buena cara al tiempo malo y trucos osados
al hambre y los motines de la tripulación.
O
Me decían los hombres serios de mi aldehuela
“Si eso fuera seguro con su prueba segura
también me arriesgaría, yo me hiciera a la vela,
pero arriesgarlo todo sin saber, es locura…”
Pero arriesgarlo todo justamente es el modo,
pues Jauja significa la decisión total,
y es el riesgo absoluto, y el arriesgarlo todo
es la fórmula única para hacerla real.
O
Si estuviera en el mapa y estuviera a la vista
con correos y viajes de ida y vuelta y recreo,
eso sería negocio, ya no fuera conquista
y no sería Jauja sino Montevideo.
Dar dos recibir cuatro, cosa es de petardista,
Jauja no es una playa —Hawaii o Miramar—.
No la hizo un matemático sino el Gran Novelista,
ni es hecha sino para marineros de mar.
O
Las gentes de los puertos donde iba a bastimento
risueñas me miraban pasar como a un tilingo,
yo entendía en sus ojos su irónico contento
aunque nada dijeran o aunque hablaran en gringo,
doncellas que querían sacarme a salvamento
me hacían ojos dulces o charlas de pasión,
la sangre se me alzaba de sed o sentimiento,
mas yo era como un Sísifo volcando su peñón.
O
Busco la isla de Jauja , sé lo que busco y quiero
que buscaron los grandes y han encontrado pocos,
el naufragio es seguro y es la ley del crucero,
pues los que quieren verla sin naufragar, son locos…
quieren llegar a ella sano y limpio el esquife,
seca la ropa y todos los bagajes en paz,
cuando sólo se arriba lanzando al arrecife
el bote y atacando desnudo a nado el caz.
O
Busco la isla de Jauja de mis puertos orzando
y echando a un solo dado mi vida y mi fortuna;
la he visto muchas veces de mi puente de mando
al sol de mediodía o a la luz de la luna.
Mis galeotes de balde me lloran: ¿Cuándo, cuándo?
Ni les perdono el remo, ni les cedo el timón.
Este es el viaje eterno que es siempre comenzando,
pero el término incierto canta en mi corazón.

O

O

Oración

Gracias te doy Dios mío que me diste un hermano,
que aunque sea invisible me acompaña y espera,
claro que no lo he visto, pretenderlo era vano,
pues murió varios siglos antes que yo naciera,
mas me dejó su libro que, diccionario en mano,
de la lengua danesa voy traduciendo yo,
y se ve por la pinta del fraseo baquiano
que él llegó, que él llegó.

 

sábado, 28 de junio de 2014

Los Hippies


14-II-68. LOS HIPPIES. — Por lo que hemos podido informarnos son unos loquitos sueltos, no todos malos, aunque indecentes, que se pasan tremendamente del gallinero al patio en cuanto la policía los dejan. Parecería son un síntoma morbo­so de la juventud joven. Con la Educación que les da el Ministerio de Educación NULA; los miasmas que andan en el ambiente, el clima de pesimismo, descontento y males inminentes que se respira, el desorden dureza hipocresía de la sociedad capitalista... de repente algunos mu­chachitos dan un reventón que pare­ce un acto de desespero o antiahogo. Con lo cual por supuesto no ganan nada, al contrario.


Periscopio. Revista Jauja N° 16-17 (Abril-Mayo 1968)

Blog Rock'n'Roll Music

miércoles, 25 de junio de 2014

Corpus Christi

HOMILÍA DE CORPUS CHRISTI - PADRE LEONARDO CASTELLANI





Festejamos el Santísimo Sacramento del Altar: leemos un trozo de la promesa de la Eucaristía; y en la Epístola, su Institución narrada por San Pablo en la Primera a los Corintios: "Dominus Jesús, in qua nocte tradebatur...": "El Señor Jesús, la noche en que fue entregado...".

Los tres Sinópticos narran también la Institución; y comienzan con esa palabra de Cristo: "Desiderio desideravi hoc Pascha manducare vobiscum, antequam patiar.": Con deseo he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer. En hebreo, la repetición de una palabra hace el superlativo: "con deseo he deseado", como en castellano cuando decimos: "con mucho, pero mucho deseo"; significa "muchísimo deseo".

Con muchísimo deseo Cristo deseó la Institución de la Eucaristía en su Última Pascua y Cena. No deseó su Pasión: en el Huerto dijo: "Padre, si es posible, pase de mí este cáliz", y aquí dice: "Antes de que yo padezca". Eso no se puede desear, ese cáliz colmado de dolores, humanamente; y Cristo era humano. Deseó la Eucaristía porque era el Misterio del Amor, el signo y el sello de su amor a los hombres; no a los hombres en general, sino a cada uno dellos, a mí: particularmente a los suyos: "vobiscum" —con vosotros. Cristo tuvo aquí una enajenación mística y la expresó con gran sobriedad.

Si uno se asoma al Misterio del Amor de Dios humanado a través de esta frase, se asoma a un abismo: solamente Cristo pudo decir y hacer eso. Nosotros amamos a los hombres... Sí: Américo Ghioldi ama a toda la Humanidad en general, dijo en un discurso: eso es fácil; decirlo sobre todo. Pero si yo voy por la calle, digo cada cosa de cada uno de los pobres gatos que cruzo, que si me oyeran me correrían; después me corrijo, por supuesto; pero después; yo digo después: "Tienen un alma, Dios me manda amarlos"; o por lo menos digo: "Tienen dos pies como yo y caminan." Amar a la Humanidad en general es fácil; amar bien a los hombres particulares, a nuestros amargos hermanos los hombres, es difícil —sobre todo cuando uno ve la espléndida manada de siete autos juntos a toda velocidad por la Avenida Caseros. Hablo por mí.

Cristo amó a todos los hombres en particular, los presentes y los futuros —a mí en particular; y por eso instituyó un sacramento en el cual Él se hace humildemente comida, un pedacito de comida, para todos los hombres y para mí en particular.

Eso es tener una capacidad de amar inmensa, solamente posible a un Dios —a un Dios hecho hombre. Con gran deseo deseó poner ese sello a su amor, dar esa muestra incomparable. Nosotros no tenemos ese gran deseo de recibirlo ("Nosotros": hablo por mí), pero algún deseo tenemos, puesto que nos arrastramos a pie o en colectivo a la iglesia a recibirlo. Nosotros no podemos tener ese gran deseo con nuestras propias fuerzas; solamente podemos tener el deseo de tenerlo. Él lo puede dar; a veces lo da. Nosotros sin Él nada podemos.

—¿Ud. ama mucho a Dios? —Así lo espero: mucho o poco, no sé. Mi amor a Dios, si vamos a mirarlo de cerca, consiste en rezar una cantidad de oraciones vocales sencillas, en tener un constante propósito de no hacer daño a nadie, y en querer ser "honrado" lo más posible, sin serlo algunas veces. Ser honrado significa ser veraz con los otros y consigo mismo, no significa tan solamente no robar; y ser así veraz significa vivir en la realidad; en la realidad moral, que es la realidad propia del hombre. Todos los males que hay en el mundo universo vienen de que los hombres, de una u otra manera, nos salimos de la realidad real; nos inventamos otra realidad; a veces incluso le trazamos programas a Dios, de lo que debe hacer.

La Prudencia, que es la primera y la madre de las virtudes morales, consiste simplemente en discernir la realidad moral; pero ahora la palabra "Prudencia" significa algo como cautela, precaución, astucia, y a veces hasta pillería; ése es un mal sentido de la palabra; habría que llamar ahora a esa Primera Virtud Cardinal "discernimiento" o "discriminación". ¿De qué? De la realidad, o sea, del Ser. El que posee la virtud de prudencia, posee todas las otras virtudes; y el que no la tiene, no tiene ninguna otra virtud. Y las virtudes son para hacernos vivir en la realidad más real, sacarnos de todo error, imaginación o ficción. Veracidad.

Nuestro amor de Dios es prudente, a veces demasiado prudente —en el mal sentido; y a veces IMprudente. Hablo por mí. Una vez cuando yo oía sermones en vez de decirlos, oí un sermón en una Parroquia sobre el amor de Dios —creo que este mismo día de Corpus. El Predicador dijo literalmente: "Cuando uno ha cumplido todos los mandamientos, ¿ya ama a Dios? No todavía. Si además ha cumplido todos los consejos evangélicos, ¿ya ama a Dios? No todavía..." Yo, que estaba en primera fila, dije en voz alta: "¡Pero eso no es poco, canastos!" No sé si me oyó, mis vecinos me miraron enojados. Vuelto a casa, escribí una carta al Superior de esos Religiosos, diciéndole debía retirar de la predicación a ese Religioso; el cual después habló de no sé qué "arrobos cristianos" y "enajenaciones místicas", que yo nunca he tenido; y él tampoco probablemente. Yo le escribí al Superior que Jesucristo había dicho: "El que me ama, que cumpla los mandamientos; y entonces el Padre y yo vendremos y estaremos con él"; y desde entonces el negocio compete más bien al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo que a nosotros.

El Domingo siguiente fui a Misa esperando que el Superior hubiese retirado al Predicador; y lo veo adelantarse muy orondo y empezar otro sermón irreal. Yo me volví a una viejita a mi lado, y le pregunté: "¿Cómo se llama ese Padre?" "Es el Padre Superior", me dijo. "Aquí la hicimos", dije yo. No volví más a esa Parroquia, porque como me conocían, me iban a echar. Yo había firmado la carta: "Leonardo Castellani, Visitador clandestino de Parroquias."

Perdonen este cuento poco piadoso, pero el Cura Brochero decía que nunca había que predicar sin contar algún cuentito; pero éste no es cuentito sino sucedido de pe a pa. Ha sido para decir que el amar a Dios no puede consistir en tener "arrobos cristianos" ni "enajenaciones místicas". Si alguno de Uds. los tiene, mejor para él; yo no los tengo. Yo he llorado a veces leyendo una novela, pero comulgando jamás he llorado.

Para acabar, amar a la Humanidad es fácil, amar a este prójimo o a esta prójima es difícil —amarlo bien; y amar a Dios es fácil y difícil: es fácil entenderlo y es difícil hacerlo. El amor de Cristo hacia nosotros es un abismo, es una cosa inmensa: "Con gran deseo he deseado..." Pero el saber esto no ha de hacernos "antropomorfar" a Dios; Cristo es humano pero no es antropomorfo. "Antropomorfismo" significa hacer a Dios igual a nosotros o quizás un poquito inferior a nosotros: es un error o abuso mental. No hemos de pensar el amor de Dios como una camaradería entre iguales, o como el amor de mi padre y madre, ni como el amor de dos novios, ni como el amor ya firme y tranquilo de dos casados, ni siquiera como el amor de los Santos, que tienen arrobos cristianos y enajenaciones místicas. Es mayor que eso, es inmenso.

Pero así como es inmenso, así es también de inmensa su pérdida, si lo perdemos por nuestra culpa. El Evangelio del próximo Domingo trae la Parábola de los Invitados', y ella dice que los invitados a la cena que rechazaron la cena fueron pasados a cuchillo y la ciudad incendiada. Cristo no encontró nada mejor que una masacre para significar el rechazo del amor de Dios, la perdición eterna; y se quedó corto. "Quia Deus zelotes es Tu" —dijo el Profeta judío: "Porque Tú eres un Dios celoso." "Porque el amor es fuerte como la muerte y los celos son duros como el infierno" —dijo otro Profeta judío. Estos judíos...

No hemos, pues, de decir como Don Babel Manitto, un criollo que conocí cuando chico: "Dios es bueno; si no hace más el pobre, es que no puede." Podría ser que escarbando en esa opinión teológica, uno encontrara que Don Babel Manitto dijo más de lo que sabía; pero lo que él quiso decir es que Dios era un viejito lleno de buenas intenciones, como Illia, pero que no hacía nada, o hacía muy poco; pero el pobre seguía siendo bueno. Y así no es Dios. Es celoso, es omnipotente, es justiciero.

Hoy día es mejor ser deudor que acreedor: somos deudores de Dios, mejor así. Si a mí todo el mundo me dijera que soy un santo, a lo mejor yo me creía que Dios me debía algo. Por suerte en mi vida me han dicho muchísimas veces más que soy un chiflado, que no un santo.

Perdonen otra vez que en vez de hablar del amor de Cristo a nosotros haya hablado más bien del amor a Cristo de mí. Si alguno tiene mucho más amor que eso, lo cual es muy posible, bien, dichoso él. Yo lo que no quiero es darme pisto con lo que no tengo; ni tampoco hacer sermones "irreales" —ni tampoco sermones piola— NUEVA OLA.


Domingueras prédicas II, Ediciones Jauja, 1998.

Tomado del blog Syllabus.


miércoles, 21 de mayo de 2014

jueves, 1 de mayo de 2014

Castellani, compilador

Tapa de la segunda edición de Las cien mejores poesías (líricas) argentinas (Buenos Aires: Librería Huemul, 1971). La primera edición era de 1953, de Editorial Cintra.


r

miércoles, 23 de abril de 2014

Carta al rector Vicente Fidel López

En ese entonces, septiembre - octubre de 1940, el P. Castellani dirigía la revista Estudios de la Compañía de Jesús en la Argentina. Por su lado, el Dr. Vicente Fidel López, no relacionado familiarmente con el célebre historiador, era rector del Colegio Nacional de Santa Fe.

viernes, 18 de abril de 2014

Un largo e infausto Vía Crucis...

"Dejemos en paz a los judíos si no es para rogar por ellos, como ruega la Iglesia el Viernes Santo: demasiado han sufrido. Lo malo es la segunda crucifixión de Cristo (rursum crucifigentes Filium Dei) que hacemos los cristianos. En mi propia vida tengo bastante que considerar; pero eso no es para contarlo aquí. Pero en la vida pública de las naciones llamadas cristianas, desde la Reforma acá, un largo e infausto Vía Crucis ejecuta al Cuerpo Místico de Cristo. Los caifas, los judas, los pedros, los herodes, los pilatos se multiplican; y todos los gestos de aquella nefasta hazaña se reproducen simbólicamente: se lo niega, se lo calumnia, se lo impreca, se lo azota y se lo crucifica. Y se lo sepulta."

Padre Castellani, 'Domingo de Ramos', El Evangelio de Cristo.

sábado, 12 de abril de 2014

Ediciones raras

Camperas: Bichos y personas. Edición 1970 de Organización San José S.R.L., en 247 páginas de 15 x 20 cm. aprox., con ilustraciones de "Loti".


lunes, 7 de abril de 2014

domingo, 16 de marzo de 2014

El P. Castellani y Alianza

Hay que decirlo con total convencimiento: el padre Castellani se sentía muy cómodo entre nacionalistas. No buscaba beatos de sacristía ni burgueses clericalistas, gustaba evidentemente de ese aroma a trinchera que sus amigos en el nacionalismo sabían contagiar. El religioso tenía allí un auditorio muy bien dispuesto a escucharlo. Mientras su propia orden religiosa lo ignoraba o castigaba, encontraba entre ellos un acompañamiento que por momentos resultaba muy cercano.

La amistad de Castellani para con los nacionalistas en estos años ´40 fue perdurable y estrecha si tenemos en cuenta que por su condición de religioso jesuita estaba limitado rígidamente no sólo en sus relaciones sino aún en sus movimientos. Sin embargo no dejaba escapar ocasión de frecuentarlos, y esto, pese a las miradas que parecían censurar su particular estilo. Cuando otros religiosos ocultaban o evitaban a los nacionalistas como a verdaderos leprosos él supo dar continuidad a la amistad que lo unía. De manera singular siguió de cerca el juicio que a Queraltó y otros dirigentes se les siguió por asociación ilícita. Por eso no dudó en hacer acto de presencia aquel día de octubre de 1945 en que se produjeron los alegatos ante una sala judicial colmada por los más importantes dirigentes de Alianza.

(Fragmento del libro de Hernán M. Capizzano, Alianza Libertadora Nacionalista, Historia y crónica: 1935-1953, Memoria y Archivo, Buenos Aires, 2013).

sábado, 15 de marzo de 2014

Más sobre el homenaje al P. Castellani en la próxima Exposición del Libro Católico

aica.org  |  Especial  |  Libros y Revistas

Homenaje al P. Castellani en el 33 aniversario de su muerte

Viernes 14 Mar 2014 | 10:20 am

Buenos Aires (AICA): El sábado 15 de marzo se cumple el 33 aniversario de la muerte del escritor y pensador católico padre Leonardo Castellani. Con ese motivo, el Comité Ejecutivo de la Exposición del Libro Católico rendirá un homenaje a su memoria mediante la 20ª Entrega Faja de Honor que lleva su nombre, destinada a premiar obras editadas durante el año 2013 en su primera edición.

LEER MÁS

viernes, 14 de marzo de 2014

El cuento

Número 76 año VII (marzo de 1928) de la revista mensual Ichthys del Centro de Estudios Religiosos para Señoras y Señoritas, dirigida por Delfina Bunge de Gálvez, donde el P. Castellani, bajo el seudónimo Jerónimo del Rey, publicó el ensayo "El Cuento".

Cartas de un demonio a otro

Tapa del N° 27 (tercer cuatrimestre de 1981) de la revista Mikael del Seminario de Paraná (Entre Ríos) donde se publicaron por primera vez las "Cartas de un demonio a otro" del P. Leonardo Castellani, con una brevísima introducción del P. Alfredo Sáenz.

jueves, 13 de marzo de 2014

Castellani y el Apocalipsis, VI. El Silencio de Media Hora

http://engloriaymajestad.blogspot.com.ar/2014/03/castellani-y-el-apocalipsis-vi-el.html

En Castellaniana damos también espacio a las críticas al P. Castellani, especialmente si son respetuosas y más o menos fundadas. El sitio En Gloria y Majestad critica en esta ocasión la interpretación que hace el Padre al "silencio de media hora" del Apocalipsis.

Tomen y lean.

martes, 11 de marzo de 2014

Completísimo sitio

Trae buena cantidad de grabaciones y textos del P. Castellani.

Alexandriae.org

http://alexandriae.org/index.php/item/castellani-p-leonardo

sábado, 8 de marzo de 2014

domingo, 2 de febrero de 2014

Francisco, Castellani y la economía: Opinión de Alberto Buela

http://paginatransversal.wordpress.com/2014/01/29/francisco-ni-socialista-ni-liberal/

FRANCISCO: NI LIBERAL NI MARXISTA

por Alberto Buela – En los primeros días de enero apareció un artículo firmado por el teólogo brasileño de la teología de la liberación, Leonardo Boff, hablando sobre el Papa Francisco y su concepción de la economía, vinculándolo con el economista socialista húngaro Kart Polanyi (1896-1964).

En principio pensamos escribir algo pero, preferimos guardar silencio, para no menear el asunto y así, la mentira a designio e interesada de Boff, muriera por su propio peso.

Pero como nunca falta un buey corneta, apareció en estos días el artículo de un periodista canadiense, haciéndose eco del artículo de Boff y cantando loas a Polanyi y haciendo aparecer a Francisco como su discípulo amado.

Si bien nosotros no somos “franciscólogos” como hoy aparecen tantos, pero conocemos de visu la trayectoria intelectual de Francisco, estamos obligados a afirmar que la crítica del Papa al liberalismo y a la economía del capitalismo salvaje no nace ni se apoya en el socialista Polanyi sino en el menos renombrado y más telúrico nacionalista argentino, el cura Leonardo Castellani (1899-1981).

Francisco conoció y trató al “Chesterton del castellano” según lo apodaron en España. Fue comilitón de él por ser también jesuita. Y castigado también como él por el superior de la orden. Hijo de “gringos” como él. A Francisco lo rescata de su ostracismo en Córdoba para llevarlo al arzobispado de Buenos Aires, el cardenal Antonio Quarracino, quien fue quien rescató públicamente al cura Castellani.

La crítica al liberalismo capitalista de Francisco encuentra su último fundamento en la realidad tal como es y como él la ve. Pero, el antecedente que hay que tener en cuenta es la crítica de Castellani, que es de donde se nutre Francisco.

Los trabajos de Jerónimo del Rey, tal uno de sus pseudónimos, sobre el liberalismo son inúmeros y así en su inmensa producción se suceden libros, artículos, folletos y conferencias. Sus críticas están hechas desde todos los ángulos: filosófico, político, teológico, económico, social y cultural.

La diferencia entre Castellani y Polanyi es abismal. Mientras que el santafesino propone restaurare omnia in Christo el húngaro propone un socialismo cristiano. Esto es, combatir al liberalismo capitalismo con pecesitos colorados nadando en agua bendita.

Leonardo Boff sabe esto y sabe de las graves limitaciones del socialismo cristiano para combatir al capitalismo, pero usa la figura de Polanyi para llevar agua para su molino: hoy los teólogos de la liberación se quieren salvar con Francisco. El que no sabe es el mamarracho canadiense (de apellido Rabilotta. Se presta para el versito) que quiere pegar a Francisco con socialismo cristiano sin haber estudiado, mínimamente, los pasos en la formación del Papa.

La periodista del diario La Nación de Argentina, Elisabetta Piqué, una especie de viuda intelectual del Papa Francisco, hoy 21/1/14 cuenta que “cuando fue creado (el verbo correcto designado) cardenal en febrero de 2001, prefirió mandar arreglar el hábito de su predecesor el arzobispo Antonio Quarracino, antes que degastar (el verbo correcto es malgastar) unos 1000 euros para mandarse hacer uno nuevo”.

Es que el principio de austeridad es el fundamento último para poder combatir con éxito la sociedad que consumo, pues como decía Hegel: el consumo es infinito.

Y la idea de vivir austeramente es lo que tiene metido Francisco hasta el tuétano, y en esto Polanyi está pintado, está demás, sobra. Esa austeridad raigal le viene de los gringos de sus padres que con una mano atrás y otra adelante vinieron a la Argentina ante la imposibilidad de ser plenamente hombres en Italia. Le viene del ideario de San Ignacio, Le viene, en definitiva, de la figura emblemática para él: San Francisco de Asís.

Ex cursus

El escrito de Boff es tan jodido que termina afirmando que “el Jesús histórico que actualiza Francisco, no tiene nada que ver con el cristianismo proselitista”, cuando, por el contrario, la lucha real y concreta de Francisco es, frente a la marea arrolladora del evangelismo en sus distintas variantes, recuperar los fieles para la Iglesia.

miércoles, 15 de enero de 2014

Una novela del P. Castellani de difícil reseña


  • 29 DIC 2013

Lecturas LV: Una novela del P. Castellani de difícil reseña
Genial, con atisbos locoides, apasionante, profética...

Jerónimo del Rey (P. Leonardo Castellani): Juan XXIII (XXIV). Una fantasía. Librería Lectio, Córdoba (Argentina), 2013, 349 pgs.

El libro se escribió en 1964. Y es plenamente castellaniano: brillante, incluso genial, imposible, que atrapa enseguida al lector que tenga interés por cuestiones eclesiales y una cierta cultura pues al analfabeto cultural le será imposible entenderlo, con mucho fondo autobiográfico, crítico, amante de la institución, con atisbos que algunos podrían considerar progresistas y enorme fondo tradicional y profético. Ya me dirán si no es profético un Papa argentino y que renuncia al Pontificado. Y ya para rizar el rizo el Papa es él. Sacerdote abandonado, expulsado de la orden "jeromiana", la suya también empezaba por jota, y rescatado por Juan XXIII para reconducir un Concilio que se le iba de las manos. Para mí ha sido un gozo de lectura. Que me confirma más en la genialidad de este singular sacerdote argentino.

Es una novela y no os la voy a destripar. El lector que pueda hacerse con el libro, cosa que no será fácil pues está editado en Argentina y supongo que con escasa tirada, quedará asombrado de tanta imaginación y de tanto fondo real. Algunos personajes son identificables, otros, pura imaginación del autor. Que tenía mucha.

Y aquí concluyo la nota. Quien quiera saber más que intente hacerse con el libro. El mío no lo presto. Pero sí hago constar mi agradecimiento al queridísimo amigo que me lo regaló. 
¿Lo habrá leído el Papa Francisco?

[Aquí]

sábado, 21 de diciembre de 2013

Castellani en pocas palabras

Durante este mes de diciembre de 2013, la Editorial Vórtice expuso en su página en Facebook una serie de estampas o esquelas con frases del Padre Leonardo Castellani. Siendo que están muy bien logradas y que reflejan en muy pocas palabras lo esencial del pensamiento del Padre, compartiremos en los próximos días algunas con nuestros lectores a modo de regalo de Navidad. Recomendamos asimismo a aquéllos que tengan un perfil en Facebook sigan y difundan la página de Vórtice en esta red social.

Sin más, aprovechamos para desear a todos los lectores de esta página y bloc de notas una muy feliz y santa Navidad, y un próspero año del Señor 2014.