Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

Temas

Biográficas Esjatología Apokalypsis Fariseísmo Literaria Camperas Liberalismo Profecía Conti Enseñanza Psicología Bloc de notas Patriotismo Poesía Verdad Domingueras Evangelio Jorge Luis Borges Jauja Papeles Sebastián Randle Sancho Kirkegord Chesterton Dulcinea Ernesto Sábato Tomás de Aquino Democracia Fierro Juan XXIII/XXIV Oraciones Audouard Catolicismo mistongo Francia Ruiseñor San Agustín Vuelve o no Caillet España Homilías Metri Nuncio Tradición Decíamos Esperanza Fermín Chávez Freud Fábulas Graffigna Iglesia Argentina Leopoldo Marechal Militis Obediencia Políticas Reportaje Rosas Salta Arte Benson Catecismo Clase Dirigente Delfina Bunge Fernández de la Cigoña Ichtys Juan Manuel de Prada Leopoldo Lugones Maritain Martita Metafísica Mi Tío el Cura Parábolas Reforma Sacrificio Suarecianismo Alcañiz Amistad Aristocracia Barletta Baudelaire Bloy Calderón Bouchet Cardenal Newman Cobardía Disandro Duhalde Espiritualidad Fabulas camperas Fantasma en coche Federico Ibarguren Gera Jorge Castellani Juan Marzal Juan XXIII/XIV Judíos Mikael Milenismo Opinión Ortega Peña Pablo Hernández Papa Policial Rosal Schopenahuer Sermones Virgen de Luján Alianza Allegri Anquín Aragón Armelin Astrada Barcia Belloc Belén Bettanin Billot Castañeda Claudel Corpus Cuento Cultura Delaney Delhez Demonio Dictio Drama Eguren Filippo Gamallo Giusti Hegel Hernández Arregui Horacio Igualdad Itinerarium Jousse Juan Luis Gallardo Juan Sasturain Juan de la Cruz Kant Kösters La Hostería Volante Lingüística Max Scheler Meyer Mugica Norte Bravo País en Crisis Periodismo Pluma Ponferrada Prada Prudencia Pío de Pietralcina Revolución Rougés Sabiduría Salvat Schoo Teología Teresa La Grande Trinidad Vallejo Vanini Venganza Verdera Vintila Horia Voluntarismo Walsh

martes, 18 de septiembre de 2012

Derechos de autor y derechos de propiedad

Hemos recibido una serie de comentarios donde se nos imputa la falta de respeto a los derechos de propiedad sobre la obra del Padre Castellani. Por si volviese a ocurrir, nos gustaría dejar constancia aquí del comentario con que hemos respondido a esas imputaciones.

Estimado comentarista anónimo: Algunas aclaraciones.

1) No somos quien Ud. piensa. Ni siquiera hemos conversado este proyecto con él.

2) "El Pampeano" decía que había gente que lucraba con la obra del P. Castellani sin pagar regalías. A lo que nosotros respondimos que repudiábamos al que eso hiciera. Lo mismo que a quienes tienen derechos de autor y no publican (cosa que el mismo P. Castellani repudiaba, creo que no hace falta que le traiga todas las citas porque Ud. las debe conocer).

2.a) En ningún momento insinuamos que el Padre B. fuese el que está haciendo esto. Eso es una inferencia que hace Ud.

2.b) La cuestión de los derechos de autor del Padre Castellani no es tan fácil como Ud. cree. El Padre firmó acuerdos de muy diverso tenor, incluso cediendo derechos a las editoriales que se los publicaron. (¡El mismo Padre Castellani sacó reediciones sin siquiera consultar a las editoriales que lo habían publicado por primera vez!) Además, muchas (sino la mayoría) de esas editoriales ya no existen y se desconocen los herederos de sus propietarios, si los hubiere.

2.c) Como Ud. bien sabrá, además del Padre B., hay otras personas que dicen tener derechos sobre obras del P. Castellani. No los vamos a poner aquí con nombre y apellido. No es éste el lugar donde tienen que solucionar sus disputas.

3) Finalmente, los que hacemos esta página no hemos publicado nada de nada más allá de fragmentos. A lo más, hemos puesto algún enlace de lo que hay en la web.

Si en vez de la Argentina estuviésemos en otro país, el P. Castellani tendría un museo como se merece. Como lo tienen Chesterton, Dickens y otros escritores de valía. A falta de un museo, esto es lo mejor que, con nuestros medios pobres, podemos hacer.

Estamos hartos de recorrer librerías católicas y del palo preguntando por obras del Padre Castellani que están agotadas. En el mercado de libros usados, algunos volúmenes se venden en torno a los $500.- Lo que es directamente un abuso.

Y hemos escuchado de boca misma de tenedores de derechos sobre porciones la obra del Padre que determinados textos no se pueden publicar "para no escandalizar" o por la excusa que fuera. Y no nos referimos a textos de carácter religioso como "El ruiseñor fusilado", sino incluso a cosas que el Padre escribió en revistas y periódicos sobre temas políticos.

Por último, queremos decir lo siguiente. Los que hacemos esta página no cobramos nada ni ganamos absolutamente nada. Desde el primer momento nos hemos ofrecido a editoriales y librerías católicas para que hagan publicidad aquí de lo que vayan publicando y no pretendemos cobrar por ello absolutamente nada.

Si, como nos han dicho, el Padre B. ha vendido/cedido derechos a un periodista español, nos consta que muchos amigos españoles han comprado esos libros, en parte, gracias a esta página. Y tampoco vamos a pedirle por ello una comisión (bien que nos harían unos euros).

Lo único que nos importa es romper la conspiración del silencio que se cierne sobre el P. Leonardo Castellani y que los que no lo conocen, tengan la posibilidad de hacerlo.

Respetuosamente en Cristo y María,

Castellaniana

23 comentarios:

Martin Ellingham dijo...

¡Bravo! Mis más sinceras felicitaciones a los dueños de este blog. Sigan adelante.

Anónimo dijo...

Hablo desde mi más profunda ignorancia como pobre provinciano que de casualidad llegó a la Ciudad y desconoce por completo todas las intrigas que impregnan la vida de todos los habitantes, y en especial de los don-nadies-nietos-de-alguienes.

Leí el Apokalypsis de San Juan gracias a esta página. (Imaginando que haya una edición circulate - no lo se) podría decirse que el editor del libro "perdió" una venta. Pero no: gracias a que leí eso, después fui y compré dos libros más que de otro modo no hubiera comprado.


Mientras que no puedan descargarse las obras completas de internet, seguirá habiendo gente que vaya a comprar los libros "de carne y hueso".

Anónimo dijo...

Mi comentario fue a partir de la aclaración que Ud. hizo respecto a la obra "Dulcinea Argentina" y la legítima pretensión del autor de la obra plástica de vivir de su actividad. Pues bien, reitero que no se respetan los derechos de autor de Castellani, conociendo también la historia del amigo al que Ud. contesta.
Nadie le imputa a Ud. que sea quien vulnera tales derechos. Su tarea es encomiable y hace a la difusión de Castellani en muchas facetas que desconocía. Pero hay ejemplos concretos, que Ud. no debería pasar por alto, como conocedor de la obra de Castellani.
1er. ejemplo: adquirí "Conversación y Crítica Filosófica" en una librería "del palo", antes de conocer estos manejos inescrupulosos. La edición es nueva, tapas nuevas, colores nuevos, tinta nueva. El pie de impresión data del 10 de noviembre de 1941. La "acción" del tiempo no pudo con ella y setenta años después luce impecable. Una vergüenza.
2do ejemplo: "Piscología Humana", obra que se puede descargar desde esta página, traducida por J.Tollers tiene amputadas todas las notas del P.Biestro, que solo en el primer capítulo son más de cuarenta tomadas de apuntes que Piscología del P.Castellani utilizó en el Instituto del Profesorado.Eso si: no se quitaron las palabras preliminares. Está claro porque cosas y se dejan otras.
3ro."Cristo y los Fariseos" traducida al inglés también tiene podadas las notas, además de no aclararse que se trata de una obra compuesta con varias cosas de Castellani, entre ellas cuatro cartas sobre las que asumió TODO el riesgo quien las rescató del olvido y las publicó, ganando la inquina de cuanto obispo ande suelto por el pais.
Reitero que valoro su obra, pero no puede pasar por alto tales cuestiones, sin mencionar siquiera a quien realmente viene difundiendo la obra de Castellani desde hace décadas y que que hoy está totalmente abandonado.
Antentamente,
El Pampeano

Martin Ellingham dijo...

Pampeano:

1. El caso que Ud. menciona como primer ejemplo puede ser una clara violación de la propiedad intelectual y hasta un delito. Pero antes habría que tener en cuenta que la ley 11.723 establece que los derechohabientes no podrán oponerse a que terceros reediten las obras del causante cuando dejen transcurrir más de diez años sin disponer su publicación y tampoco podrán oponerse a que terceros traduzcan las obras del causante después de diez años de su fallecimiento (art. 6). Tendrán que llegar a un acuerdo económico o ir a un arbitraje.

2. Tollers no tiene obligación de traducir las notas del P. Biestro (que sigue con vida). Y puede no tener el derecho o ser dudoso que lo tenga... Por ello no se mutila la obra del P. Castellani aunque se priva a los lectores de lengua inglesa de un interesante aparato crítico. ¿Ahora, dado que se trata de una traducción gratuita en orden a facilitar el acceso a la obra de Castellani, es justo quejarse porque no se traducen las notas del P. Biestro? ¿O estamos buscando el pelo al huevo?

3. Sobre las notas de “Cristo y los fariseos”, creo que vale lo que le dije en 2.

Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Coincido con el Pampeano. Las notas son de Biestro, pero con cosas de Castellani.
Los argumentos para justificarnos siempre los conseguimos. Hasta Barreda y el Gordo Valor parecen creibles. Pero el poncho no aparece.
J.Domingo

Castellaniana dijo...

Estimado Pampeano: Me permito traer aquí el comentario que dejó en otro lado.

Anónimo ha hecho un nuevo comentario en la entrada "Dulcinea Argentina":

Vamos a lo concreto. "Cristo y los Fariseos" es una obra del Padre B., incluso con la publicación de cuatro cartas inéditos. Me podrán argumentar que los soportes informáticos no están alcanzados por la ley, o es un tema aún discutible. Lo cierto es que hay una obra y una traducción de ella. Y el Padr B. -sin dudas el mayor difusor de Castellani en Argentina- vive en la miseria. Nada más. Hagan lo que quieran
El Pampeano

Anónimo dijo...


Coincido con el Pampeano. Las notas son de Biestro, pero con cosas de Castellani.
Los argumentos para justificarnos siempre los conseguimos. Hasta Barreda y el Gordo Valor parecen creibles. Pero el poncho no aparece.
J.Domingo

Castellaniana dijo...

Anónimo del 18 de septiembre de 2012 a las 20:03

Volvemos a reiterar que nosotros, los que hacemos Castellaniana, no hemos colgado ninguna obra completa del P. Castellani en internet.

Y en cuanto a esto que dice: Mientras que no puedan descargarse las obras completas de internet, seguirá habiendo gente que vaya a comprar los libros "de carne y hueso".

No estamos tan seguros que sea así. Aunque pudiesen descargarse, la gente seguiría comprando los libros. Es más, ayudaría a que se vendiesen más (y, tal vez, hacer económicamente viable que se hicieran nuevas ediciones).

Ejemplos hay a patadas. Todos los clásicos de la literatura se pueden descargar libremente de internet, de hecho si uno compra una tablet, ya le vienen. Y, sin embargo, se siguen editando y vendiendo los libros. De hecho, todas las grandes editoriales tienen hoy en día algún imprint (como dicen ahora) para publicar "clásicos".

¿Acaso la BAC ha visto disminuidas sus ventas de la Summa de Santo Tomás desde que se puede descargar de internet (desde hace más de 10 años)? No, para nada. Al contrario.

¿O la Biblia (disponible en internet desde hace más de 20 años)? Por el contrario. Es más, numerosas editoriales han sacado nuevas ediciones de la Vulgata... ¡cosa que no se hacía desde hace 50 años!

El funcionamiento de la "economía" de Internet es aún un misterio. Pero en el caso específico de los libros, la evidencia (hasta el momento) es que su publicación digital no sustituye la venta en papel.

Castellaniana dijo...

Pampeano: Nuestras respuestas:

Pues bien, reitero que no se respetan los derechos de autor de Castellani, conociendo también la historia del amigo al que Ud. contesta.

No sabemos específicamente a qué "amigo" se refiere Ud. Y realmente no queríamos meternos en esta polémica, pero nos impulsó el comentario anónimo que siguió al suyo con imputaciones bastante concretas.

Si los derechos de autor no se respetan, se debería ventilar el asunto en la sede que corresponda. No es éste el lugar. Reiteramos que lo más que hemos hecho es dar a publicidad ediciones, independientemente de si se han pagado regalías o no, cosa que no podemos saber. Colgar un link a una obra del Padre que ha sido escaneada, no es un crimen, porque tampoco nos es claro quién tiene los derechos sobre esa obra en concreto, si esos derechos están vigentes, si el que subió esa obra no es el mismo que tiene los derechos, etc.

Nadie le imputa a Ud. que sea quien vulnera tales derechos.

Bueno, el comentario anónimo que vino luego del suyo así lo hizo. En cualquier caso, si no se nos imputa nada, no sabemos a qué vino toda esta serie. Repetimos que el lugar para ventilar la cuestión no es éste (tampoco es Wikipedia donde se han dejado comentarios bastante injuriosos tanto hacia el Padre B. como hacia el Doctor S.R.), sino la instancia que corresponda.

Su tarea es encomiable y hace a la difusión de Castellani en muchas facetas que desconocía.

Gracias. Esa es la idea.

Pero hay ejemplos concretos, que Ud. no debería pasar por alto, como conocedor de la obra de Castellani.

De vuelta. Conocemos bastante bien todas estas polémicas y muchas más. Pero, dígame: ¿qué tienen que ver con este sitio? ¿por qué nos tenemos que ocupar de difundirlas o amplificarlas para sacarlas a la luz?

1er. ejemplo: adquirí "Conversación y Crítica Filosófica" en una librería "del palo", antes de conocer estos manejos inescrupulosos. La edición es nueva, tapas nuevas, colores nuevos, tinta nueva. El pie de impresión data del 10 de noviembre de 1941. La "acción" del tiempo no pudo con ella y setenta años después luce impecable. Una vergüenza.

La hemos visto. Ingenuos de nosotros, pensamos que habría estado en algún lote empaquetado en algún sitio perdido.

Hojeando "Una gloria santafesina", aparece un listado de obras del Padre con indicación de que "Conversación y crítica filosófica" se encuentra agotada. No sé, entonces, cómo se cumple lo indicado en la ley en este caso concreto.

2do ejemplo: "Piscología Humana", obra que se puede descargar desde esta página, traducida por J.Tollers tiene amputadas todas las notas del P.Biestro, que solo en el primer capítulo son más de cuarenta tomadas de apuntes que Piscología del P.Castellani utilizó en el Instituto del Profesorado.Eso si: no se quitaron las palabras preliminares. Está claro porque cosas y se dejan otras.

Además de las atinentes aclaraciones de Martin Ellingham, reiteramos que no es éste el lugar para quejarse. Lo más que hemos hecho es dar publicidad a esta reedición. Si hay algún reclamo que hacer, lo puede hacer directamente en la editorial que la ha publicado digitalmente.
[sigue]

Castellaniana dijo...

[viene de arriba]
3ro."Cristo y los Fariseos" traducida al inglés también tiene podadas las notas, además de no aclararse que se trata de una obra compuesta con varias cosas de Castellani, entre ellas cuatro cartas sobre las que asumió TODO el riesgo quien las rescató del olvido y las publicó, ganando la inquina de cuanto obispo ande suelto por el pais.

Reiteramos lo dicho antes.

Reitero que valoro su obra, pero no puede pasar por alto tales cuestiones, sin mencionar siquiera a quien realmente viene difundiendo la obra de Castellani desde hace décadas y que que hoy está totalmente abandonado.

Si no nos hemos referido al Padre Biestro aquí es porque no hemos encontrado nada en internet suyo (hasta hace un tiempo existía una web del Instituto Leonardo Castellani que, lamentablemente, ha desaparecido). No tenemos ningún problema en difundir sus escritos o lo que haya por ahí. Si nos puede ayudar con eso, agradecidísimos.

Vamos a lo concreto. "Cristo y los Fariseos" es una obra del Padre B., incluso con la publicación de cuatro cartas inéditos.

Sí y es un gran libro, y le estamos muy agradecidos por la edición, aunque le haya salido un tanto descuidada (suponemos que por culpa del imprentero).

Me podrán argumentar que los soportes informáticos no están alcanzados por la ley, o es un tema aún discutible.

Pues nunca hemos argumentado por ese lado. Pero, de nuevo, no es un problema nuestro. Nosotros no hemos publicado ninguna obra completa del Padre Castellani en internet, a lo sumo fragmentos.

Lo cierto es que hay una obra y una traducción de ella.

Sí. Y, como decimos arriba, nosotros no podemos (ni nos incumbe) saber si el editor ha pagado o no regalías, ni si le corresponde hacerlo. Sólo nos felicitamos de que se divulgue la obra del Padre.

Y el Padre B. -sin dudas el mayor difusor de Castellani en Argentina- vive en la miseria. Nada más. Hagan lo que quieran

Si el Padre B. vive en la miseria, dudo que la culpa la tengamos nosotros o "Jack Tollers". Apuntemos mejor los cañones.

Por otro lado, nos gustaría realmente ayudarlo. Si Ud. nos puede indicar dónde se venden libros de Castellani donde el primer beneficiado sea el Padre B., con todo gusto le haremos publicidad en este sitio --en forma totalmente gratuita, como siempre hemos hecho aquí--.

Whiskerer dijo...

Adelante Castellaniana, que las regalías las está cobrando el Padre Castellani allá en el cielo.

Whiskerer.

Anónimo dijo...

Pobre Padre B! ¿y si hacemos una vaquita para que no viva en la miseria? al fin de cuentas, debe ser uno de los pocos sacerdotes que no cuenta con el 100 % de las regalías de un autor reconocido. Es sabido que todo sacerdote que se respete vive de derechos de autor de un tercero.

Irene E. C.

Anónimo dijo...

Es de público conocimiento que el Padre B se quedó, por iniciativa personal, con alguna propiedad perteneciente a Castellani y cuando digo propiedad no me refiero a la intelectual.Eso más los derechos de autor totales o parciales hacen que el aludido viva mejor que cualquier viuda legal. Creo que la vaquita la podemos hacer para comprarle pañuelos.

Anónimo dijo...

Y Castellani que yo sepa no dejó ninguna viuda...

eduardo b. m. allegri dijo...

Estoy seguro de que toda esta cuestión tiene delicados, sinuosos o contundentes aspectos legales. Pero, no soy abogado ni he tenido a la vista papeles que me ilustren sobre esas cosas en este caso, siquiera como lego.

Sólo reflexiono respecto de lo que entiendo es el bien mayor en este asunto: el bien que la obra de Castellani puede hacerle a la Patria y a la Iglesia.

Me parece un síntoma preocupante y entristecedor que la cuestión que resulte capital sea la de los derechos y sus habientes (este lenguaje de abogados tiene su gracia, usted me perdone…) y no la difusión mayor que pueda dársele a los escritos y a la figura de Castellani. Porque todo este asunto es al menos y ciertamente legal. Pero no solamente legal.

No puedo pensar que el padre Carlos Biestro tenga de rehén a Castellani, no puedo creer que los aspectos legales ni aun las necesidades económicas arrinconen a una persona de buena fe y buena leche en el papel de una Elbia Rosbaco (Marechal), de una María Kodama (Borges) o simplemente de un Julio Jorge Nelson (Gardel), me niego a creer que el padre Biestro pueda haberse vuelto –nomás con unos papeles en la mano- en una especie de implacable Shylock, malignamente ávido y codicioso por una libra de carne que le pague un contrato…

No tiene que ser así. No puede ser así. Y seguramente no es así. Nadie que aprecie la obra de Castellani y el sentido y el valor que tiene para la Patria y la Iglesia se pondría en esa situación tan desangelada y desairada de hacer pataletas de niño malcriado o escenas de celotipia.

Cualquier persona inteligente y sana, prudente y con recto amor por las cosas, sabe que no hay papel en el mundo que pudiera valer más que una injusticia flagrante como sería retacear, ocultar, malversar un legado de semejante importancia.

Entiendo que quien tiene los derechos, tiene la ley de su lado que le da a cualquiera que los tuviere derechos legales sobre la obra de Castellani y su difusión.

Lo que no sería deseable, con ley o sin ley, sería no tener de su lado a Castellani por cometer la injusticia de un arbitrio de mala uva.

Y en estas materias como en otras, ya se sabe, es mayor la virtud de quien, llegado el caso y si fuera el caso, prefiere padecer una injusticia que cometerla.

eduardo b. m. allegri dijo...

Mi opinión, finalmente, es que si el padre Biestro tiene derechos bien habidos sobre las obras y necesita vivir dignamente del beneficio que pudieran reportarle esos derechos, bien está.

En ese caso, no olvidará el padre Biestro algo que estimo ya sabe de cierto y es que son muchos más los que también necesitan vivir de Castellani, no ya usufructuando en pesos, euros o dólares los derechos legales de sus obras, sino bebiendo y comiendo el contenido de ellas.

Estoy seguro de que el amor y el respeto del padre Biestro por Castellani no descansarán –aun a costa de su propio sacrificio y esfuerzo- hasta poner ese alimento en las manos y en la boca de todos los que lo pidan o lo necesiten.

Y estoy seguro de esto porque estoy seguro de que el padre Biestro conoce y aprecia el terrible valor que la obra de Castellani tiene y no puedo pensar, precisamente sabiendo eso, que el padre Biestro llegue a apoltronarse sobre semejante cantidad de tesoros, como si fuera un dragón avaricioso, incinerando con el fuego de su boca a quien quisiera tomar algo de ese oro.

Sé que el padre Biestro sabe que esos tesoros no le pertenecen, en un sentido mucho más alto que el que dicen las leyes.

Y sé que el padre Biestro sabe que una vez que se hubieren dirimido inequívocamente las cosas que los abogados y los finos moralistas lograren dirimir, todavía quedará sobre la mesa –ya vacía de códigos y codicilos- la obra de Castellani, esperando ser alimento de todos los que tienen hambre y de todos los que necesitan alimentarse. Y si su papel es el del mayordomo que apenas dice en toda esta obra “la mesa está servida”, créame que es un papel que personalmente le envidiaría.

Lo dicho aquí, y no hace falta aclararlo, vale lo mismo para el Padre Biestro que para cualquier otro.

Me disculpará el administrador de este espacio que firme con mi nombre real.

Eduardo B. M. Allegri

Martin Ellingham dijo...

En todo de acuerdo con Eduardo Allegri.

Saludos.

Anónimo dijo...

Muy atinado su comentario Allegri. En otros, se advierte la ponzoña y mala fe de quien no obra rectamente. Les aclaro que Biestro no está ni enterado de esto y por respeto a él, de mi parte doy por concluido el asunto, ya convencido definitivamente de lo que es el nacionalismo católico.
El Pampeano

Anónimo dijo...

Pampeano, hablá en criollo, así te te entendemos.
Esto es, lenguaje llano, derech viej, como quieras ponerle. Lo que dijiste antes en otros comentarios ahora te pesa. Pues bien, haz catarsis hermano, y dílo claramente. No te salgas del ruedo con una fórmula falsa de concordia.
R.K.

Castellaniana dijo...

Estimados amigos:

Les pedimos a todos que intentemos mantener las formas.

“El Pampero” aclaró que sus comentarios fueron de su iniciativa, sin intervención ni conocimiento del P. Biestro. Por lo tanto, evitemos evaluar intenciones o hablar de cosas que conocemos sólo en parte o divulgar chismes, porque nadie se hace “rico” editando a Castellani (en blanco, en negro o en “blue”), ni lo hace cobrando regalías que no cobra o vendiendo derechos de autor aunque lo haga en euros — si fuese el caso, cosa que no sabemos.

Si bien hemos dejado pasar hasta ahora algunos mensajes que podrían ser considerados ofensivos, no admitiremos más comentarios de similar tenor. Se puede decir lo mismo de forma más respetuosa.

Sólo pedimos que no usemos (ni abusemos) del anonimato para insinuar segundas intenciones de herederos o editores, ni tampoco para amenazar con acciones legales por “fotocopias de lujo” o falta de pago de supuestas regalías. Eso se debe aclarar donde se deba aclarar, sin convertir este espacio digital en una cloaca.

Afectuosamente (en serio) a unos y a otros,

Castellaniana

Anónimo dijo...

Castellaniana, me gustaría contactarme contigo. Tienes email?
Gracias.
R.R.

Castellaniana dijo...

Lo puede hacer a través del coronel Kurtz que es el que nos da el asesoramiento digital, a coronel.wek@gmail.com

Jota Efe dijo...

Todo esto es enternecedor. Me he entretenido mucho leyendo tanto comentario. Perooooooooooo... sigo creyendo que el Rvdo. P. B. debería dejar a sus compatriotas (y de Castellani) publicar, como sea, sus obras, por el bien de la Patria, y dejarse, lisa y llanamente de macanas. De "derchosa de autor", de dárselas a un joven español que ¡oh, maravilla! descubrió a Castellani! En fin... No sigo, mejor. Viva la Patria y Laus Deo