Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

Temas

Alcañiz Alianza Allegri Amistad Anquín Apokalypsis Aragón Aristocracia Armelin Arte Astrada Barcia Barletta Baudelaire Belén Belloc Benson Bettanin Billot Biográficas Bloc de notas Bloy Caillet Calderón Bouchet Camperas Cardenal Newman Castañeda Catecismo Catolicismo mistongo Chesterton Clase Dirigente Claudel Cobardía Conti Corpus Cuento Cultura Decíamos Delaney Delfina Bunge Delhez Democracia Demonio Dictio Disandro Domingueras Drama Duhalde Dulcinea Eguren Enseñanza Ernesto Sábato Esjatología España Esperanza Espiritualidad Evangelio Fábulas Fabulas camperas Fantasma en coche Fariseísmo Federico Ibarguren Fermín Chávez Fernández de la Cigoña Fierro Filippo Freud Gamallo Gera Giusti Graffigna Hegel Hernández Arregui Homilías Horacio Ichtys Iglesia Argentina Igualdad Itinerarium Jauja Jorge Castellani Jorge Luis Borges Jousse Juan de la Cruz Juan Luis Gallardo Juan Manuel de Prada Juan Marzal Juan Sasturain Juan XXIII/XIV Juan XXIII/XXIV Judíos Kant Kirkegord Kösters La Hostería Volante Leopoldo Lugones Leopoldo Marechal Liberalismo Lingüística Literaria Maritain Martita Max Scheler Metafísica Metri Meyer Mi Tío el Cura Mikael Milenismo Militis Mugica Norte Bravo Nuncio Obediencia Opinión Oraciones Ortega Peña Pablo Hernández País en Crisis Papa Papeles Parábolas Patriotismo Periodismo Pío de Pietralcina Pluma Poesía Policial Políticas Ponferrada Prada Profecía Prudencia Psicología Reforma Reportaje Revolución Rosal Rosas Rougés Ruiseñor Sabiduría Sacrificio Salta Salvat San Agustín Sancho Schoo Schopenahuer Sebastián Randle Sermones Suarecianismo Teología Teresa La Grande Tomás de Aquino Tradición Trinidad Vallejo Vanini Venganza Verdad Verdera Vintila Horia Virgen de Luján Voluntarismo Vuelve o no Walsh

martes, 31 de julio de 2012

Dulcinea Argentina

IMPORTANTE: La siguiente obra tiene derechos de autor. Autor que, si no nos han informado mal, pretende vivir de su arte. Por lo que rogamos encarecidamente a nuestros lectores y amigos que eviten "copiar". A la siguiente imagen le hemos reducido la calidad por si llegase a ser "robada" mediante un motor de búsqueda u otro mecanismo. Pinchar en ella para verla con mejor definición y leer las explicaciones de su autor.



7 comentarios:

Anónimo dijo...

También hay gente que tiene los derechos de autor de Castellani y hay inescrupulosos que lucran clonando obras sin abonar las regalías correspondientes.
El Pampeano

Castellaniana dijo...

El Pampeano: Pues si lucran con ello, como Ud. dice, merecen nuestro repudio. Lo mismo que quienes tienen derechos de autor para no publicar; algo que no sólo repudiamos nosotros, sino que el mismo P. Castellani repudiaba, como Ud. bien sabrá.-

Anónimo dijo...

SEBASTIÁN o QUIEN SEA EL RESPONSABLE DE ÉSTA PÁGINA: La difusión de la obra del P. Castellani es una tarea necesaria a la Argentina de hoy, y en ése aspecto es valiosa ésta página y otras similares. Ahora bien, la observación de El Pampeano es atinada, pues ningún fin puede desprenderse de la licitud de los medios, y resulta desacertado sostener que el actual poseedor de los derechos de autor de nuestro verenado escritor, los tenga para no publicar.

Ud. debe conocer mejor que nadie que el P. Carlos Biestro ha dedicado su vida, sus bienes, su tiempo, su salud, su carrera, su todo, al estudio exegético y sistemático de la obra del P. Castellani. Con grandes esfuerzos y luego de interminables dificultades, logró comprar los derechos sucesorios a quien Castellani había dejado sus bienes.
Ahora bien, también es sabido que el proyecto de la compra de los derechos sucesorios del P. Castellani, fue abierto a todos los que quisieran compartirlo, es decir, participar en la compra; pero nadie se integró a la empresa y por éso es que sólo el P. Carlos Biestro culminó la tarea y se hizo legítimamente de los derechos.
Entiendo por eso -respetuosamente- que resulta equivocada su respuesta a El Pampeano; puesto que así como el dueño-pintor de la imagen que muestra ésta página -Mariano Pérez- puede decidir pintar la imagen y no publicarla en ningún medio, así también el P. Biestro puede decidir no publicar las obras del P. Castellani, cuyos derechos de autor -repito- se encuentran lícitamente en sus manos.
Por éso creo que si la hipótesis planteada se diera en realidad -el P. Biestro no desea publicar la obra del P. Castellani- estaría en su derecho; y la actitud de "clonar" los libros de nuestro verenado autor, tal como se está haciendo actualmente con la participación necesaria de librerías católicas, es un robo al patrimonio del P. Carlos Biestro.
Pero lejos está el P. Biestro de no querer difundir las obras, pues a éso justamente ha dedicado su tiempo, su vida, su patrimonio y su salud; lo que el propietario de los derechos de autor no quiere, es que tales derechos no sean reconocidos; es decir, que no se le pida autorización para difundir, editar, etc., libros del P. Castellani.; pues justamente su sustento diario se encuentra en los ingresos que le dejan los derechos de autor.
Pregúntese el editor de ésta página si las obras "colgadas" o "subidas" en ella (no sé cómo se dice) han sido autorizadas por el P. Biestro.- Si no lo han sido, deben ser retiradas hasta que la autorización sea concedida.
Esto no es "derecho de autor para no publicar", sino simplemente respetar el más elemental de los derechos naturales, que es el de la propiedad. De lo contrario, caeríamos en la tentación de eregirnos en Jueces de los derechos ajenos, y dictando sentencia sin escuchar al involucrado, decidimos la "expropiación" del derecho de autor por su no uso, y terminamos imitando las mismas decisiones desacertadas de los gobiernos modernos.
Bueno, se me hizo extenso el comentario; disculpe si he sido verborrágico, pero creo que éstas cuestiones son muy importantes.
Lo saludo en Cristo y María.

Anónimo dijo...

S. o QUIEN SEA EL RESPONSABLE DE ÉSTA PÁGINA: La difusión de la obra del P. Castellani es una tarea necesaria a la Argentina de hoy, y en ése aspecto es valiosa ésta página y otras similares. Ahora bien, la observación de El Pampeano es atinada, pues ningún fin puede desprenderse de la licitud de los medios, y resulta desacertado sostener que el actual poseedor de los derechos de autor de nuestro verenado escritor, los tenga para no publicar.

Ud. debe conocer mejor que nadie que el P. C. B. ha dedicado su vida, sus bienes, su tiempo, su salud, su carrera, su todo, al estudio exegético y sistemático de la obra del P. Castellani. Con grandes esfuerzos y luego de interminables dificultades, logró comprar los derechos sucesorios a quien Castellani había dejado sus bienes.
Ahora bien, también es sabido que el proyecto de la compra de los derechos sucesorios del P. Castellani, fue abierto a todos los que quisieran compartirlo, es decir, participar en la compra; pero nadie se integró a la empresa y por éso es que sólo el P. C. B. culminó la tarea y se hizo legítimamente de los derechos.
Entiendo por eso -respetuosamente- que resulta equivocada su respuesta a El Pampeano; puesto que así como el dueño-pintor de la imagen que muestra ésta página -M. P.- puede decidir pintar la imagen y no publicarla en ningún medio, así también el P. B. puede decidir no publicar las obras del P. Castellani, cuyos derechos de autor -repito- se encuentran lícitamente en sus manos.
Por éso creo que si la hipótesis planteada se diera en realidad -el P. B. no desea publicar la obra del P. Castellani- estaría en su derecho; y la actitud de "clonar" los libros de nuestro verenado autor, tal como se está haciendo actualmente con la participación necesaria de librerías católicas, es un robo al patrimonio del P. C. B.
Pero lejos está el P. B. de no querer difundir las obras, pues a éso justamente ha dedicado su tiempo, su vida, su patrimonio y su salud; lo que el propietario de los derechos de autor no quiere, es que tales derechos no sean reconocidos; es decir, que no se le pida autorización para difundir, editar, etc., libros del P. Castellani.; pues justamente su sustento diario se encuentra en los ingresos que le dejan los derechos de autor.
Pregúntese el editor de ésta página si las obras "colgadas" o "subidas" en ella (no sé cómo se dice) han sido autorizadas por el P. B.- Si no lo han sido, deben ser retiradas hasta que la autorización sea concedida.
Esto no es "derecho de autor para no publicar", sino simplemente respetar el más elemental de los derechos naturales, que es el de la propiedad. De lo contrario, caeríamos en la tentación de eregirnos en Jueces de los derechos ajenos, y dictando sentencia sin escuchar al involucrado, decidimos la "expropiación" del derecho de autor por su no uso, y terminamos imitando las mismas decisiones desacertadas de los gobiernos modernos.
Bueno, se me hizo extenso el comentario; disculpe si he sido verborrágico, pero creo que éstas cuestiones son muy importantes.
Lo saludo en Cristo y María.

Castellaniana dijo...

Estimado comentarista anónimo: Algunas aclaraciones.

1) No somos quien Ud. piensa. Ni siquiera hemos conversado este proyecto con él.

2) "El Pampeano" decía que había gente que lucraba con la obra del P. Castellani sin pagar regalías. A lo que nosotros respondimos que repudiábamos al que eso hiciera. Lo mismo que a quienes tienen derechos de autor y no publican (cosa que el mismo P. Castellani repudiaba, creo que no hace falta que le traiga todas las citas porque Ud. las debe conocer).

2.a) En ningún momento insinuamos que el Padre B. fuese el que está haciendo esto. Eso es una inferencia que hace Ud.

2.b) La cuestión de los derechos de autor del Padre Castellani no es tan fácil como Ud. cree. El Padre firmó acuerdos de muy diverso tenor, incluso cediendo derechos a las editoriales que se los publicaron. (¡El mismo Padre Castellani sacó reediciones sin siquiera consultar a las editoriales que lo habían publicado por primera vez!) Además, muchas (sino la mayoría) de esas editoriales ya no existen y se desconocen los herederos de sus propietarios, si los hubiere.

2.c) Como Ud. bien sabrá, además del Padre B., hay otras personas que dicen tener derechos sobre obras del P. Castellani. No los vamos a poner aquí con nombre y apellido. No es éste el lugar donde tienen que solucionar sus disputas.

3) Finalmente, los que hacemos esta página no hemos publicado nada de nada. A lo más, hemos puesto algún enlace de lo que hay en la web.

Si en vez de la Argentina estuviésemos en otro país, el P. Castellani tendría un museo como se merece. Como lo tienen Chesterton, Dickens y otros escritores de valía. A falta de un museo, esto es lo mejor que, con nuestros medios pobres, podemos hacer.

Estamos hartos de recorrer librerías católicas y del palo preguntando por obras del Padre Castellani que están agotadas. En el mercado de libros usados, algunos volúmenes se venden en torno a los $500.- Lo que es directamente un abuso.

Y hemos escuchado de boca misma de tenedores de derechos sobre porciones la obra del Padre que determinados textos no se pueden publicar "para no escandalizar" o la excusa que fuera. Y no nos referimos a textos de carácter religioso como "El ruiseñor fusilado", sino incluso a cosas que el Padre escribió en revistas y periódicos sobre temas políticos.

Por último, queremos decir lo siguiente. Los que hacemos esta página no cobramos nada ni ganamos absolutamente nada. Desde el primer momento nos hemos ofrecido a editoriales y librerías católicas para que hagan publicidad aquí de lo que vayan publicando.

Si, como nos han dicho, el Padre B. ha vendido/cedido derechos a un periodista español, nos consta que muchos amigos españoles han comprado esos libros gracias, en parte, a esta página.

Respetuosamente en Cristo y María

Anónimo dijo...

Vamos a lo concreto. "Cristo y los Fariseos" es una obra del Padre B., incluso con la publicación de cuatro cartas inéditos. Me podrán argumentar que los soportes informáticos no están alcanzados por la ley, o es un tema aún discutible. Lo cierto es que hay una obra y una traducción de ella. Y el Padr B. -sin dudas el mayor difusor de Castellani en Argentina- vive en la miseria. Nada más. Hagan lo que quieran
El Pampeano

Anónimo dijo...

El vivo vive del zonzo y el zonzo de su trabajo. Quizá esta moraleja se encuentre en Fábulas Camperas, oportuna y muy aplicable a este caso. Cuando decimos que un religioso vive en la miseria, tengamos mucho cuidado. No sea que escandalicemos. Y cueste la fe o la salud de alguno. Cruzar al viejo continente cuesta sus buenos australes y no es para cualquier miserable.