Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

Temas

Alcañiz Alianza Allegri Amistad Anquín Apokalypsis Aragón Aristocracia Armelin Arte Astrada Audouard Barcia Barletta Baudelaire Belén Belloc Benson Bettanin Billot Biográficas Bloc de notas Bloy Caillet Calderón Bouchet Camperas Cardenal Newman Castañeda Catecismo Catolicismo mistongo Chesterton Clase Dirigente Claudel Cobardía Conti Corpus Cuento Cultura Decíamos Delaney Delfina Bunge Delhez Democracia Demonio Dictio Disandro Domingueras Drama Duhalde Dulcinea Eguren Enseñanza Ernesto Sábato Esjatología España Esperanza Espiritualidad Evangelio Fábulas Fabulas camperas Fantasma en coche Fariseísmo Federico Ibarguren Fermín Chávez Fernández de la Cigoña Fierro Filippo Francia Freud Gamallo Gera Giusti Graffigna Hegel Hernández Arregui Homilías Horacio Ichtys Iglesia Argentina Igualdad Itinerarium Jauja Jorge Castellani Jorge Luis Borges Jousse Juan de la Cruz Juan Luis Gallardo Juan Manuel de Prada Juan Marzal Juan Sasturain Juan XXIII/XIV Juan XXIII/XXIV Judíos Kant Kirkegord Kösters La Hostería Volante Leopoldo Lugones Leopoldo Marechal Liberalismo Lingüística Literaria Maritain Martita Max Scheler Metafísica Metri Meyer Mi Tío el Cura Mikael Milenismo Militis Mugica Norte Bravo Nuncio Obediencia Opinión Oraciones Ortega Peña Pablo Hernández País en Crisis Papa Papeles Parábolas Patriotismo Periodismo Pío de Pietralcina Pluma Poesía Policial Políticas Ponferrada Prada Profecía Prudencia Psicología Reforma Reportaje Revolución Rosal Rosas Rougés Ruiseñor Sabiduría Sacrificio Salta Salvat San Agustín Sancho Schoo Schopenahuer Sebastián Randle Sermones Suarecianismo Teología Teresa La Grande Tomás de Aquino Tradición Trinidad Vallejo Vanini Venganza Verdad Verdera Vintila Horia Virgen de Luján Voluntarismo Vuelve o no Walsh

jueves, 26 de mayo de 2011

Los Castellani de Florencia I

No sabemos a ciencia cierta si Leonardo Castellani descendía de la célebre familia florentina. Sabemos sí, gracias a la investigación del Dr. Randle, que su padre y abuelo provenían sí de Florencia. El Padre no se refirió mucho al asunto, excepto en un artículo para Dinámica Social, donde dice: “Los Castellani de Florencia parecen que fueron también mecenates, además de físicos, aurífices y guerreros.” Veamos, entonces, a los Castellani de Florencia.



La familia de los Castellani, según los historiadores florentinos clásicos Ugolino Verino y Giuseppe Maria Mecatti, era originaria del pueblo de Sant’ Andrea del Castello di Cascia. Con el tiempo llegó a ser poderosísima y tenía la mayor parte de sus posesiones sobre la vía Aretina, en las localidades de San Niccolò, Bagno, Ripoli en la zona de Incisa; también en la parroquia de Cascia, en particular en Cetina, Montanino, Rota, Cancelli, Leccio, Sant'Agata, Ostina, San Giovenale, etc. Su florecimiento se inició a partir del siglo XIV con Lotto y su hijo Vanni. En la segunda mitad del XIV la figura más importante de la familia fue Michele di Vanni di Lotto: caballero de la Espuela de Oro, varias veces embajador de la República florentina, tres veces Prior y dos vueltas Gonfaloniero de Justicia.



Ya en 1210 aparece una familia de Castellani (castellanos, encargados del cuidado y administración de un castillo) residentes en el sestiere de S. Piero Scheraggio. Antes, a fines del siglo XII, figura un cierto Josep ó Ioseppo, el primero de la familia mencionado. Un hijo de Ioseppo, de nombre Altafronte, aparece como Consejero de la Comuna florentina en 1197. Sabemos que Altafronte tuvo muchos hijos, entre ellos Anselmo y Capitano, que fueron también Consejeros. Para algunos, esto sería prueba del origen de los Castellani como rama de la antigua familia de los Altafronte, que tenía el castillo del mismo nombre en el pueblo de San Piero Scheraggio, en las afueras de Florencia.



Sin embargo, hasta antes del siglo XIV, no aparece nadie notable de apellido Castellani en Florencia. No es sino hasta mediados del siglo XIV, cuando operaban una de las más grandes casas bancarias, que se convierten en una de las principales familias florentinas. Y, con seguridad desde la década de 1350, los Castellani conformaban una de las familias dominantes del quarter de Santa Croce en Florencia, junto a los Alberti, Peruzzi, Antellesi y Baroncelli.



Sabemos que al menos desde el siglo IX existía un complejo fortificado sobre el río Arno en San Piero Scheraggio, perteneciente a la vieja familia de Altafronte que dio nombre al castillo. En 1180 el castillo pasó a la célebre familia gibelina de los Uberti. La inundación de 1333 dañó gravemente el antiguo castillo sobre el Arno, y los Castellani, quienes aparentemente ya tenían una participación en él, adquirieron la totalidad del mismo. El imponente castillo de Altafronte, con cuatro torres, ubicado junto al río, fue propiedad común de toda la familia, hasta que, finalmente, a mediados del siglo XV, tras un largo litigio, pudieron dividir la propiedad; lo que produjo la ruina de varias ramas menos pudientes de la familia.



Aún hoy existe la Capella Castellani, o del Sacramento, en la célebre iglesia de la Santa Croce de Florencia, situada en el brazo derecho del transepto, y donde se puede admirar un ciclo de frescos de Agnolo Gaddi que data de 1385.
Los Castellani eran muy devotos de la Virgen. San Juvenal y San Antonio Abad eran los antiguos patrones protectores de la familia. Luego agregaron a los populares santos Bartolomé y Blas Obispo. Estos patrones gentilicios están presentes en el Tríptico de San Giovenale, en Cascia de Regello, parroquia de San Pietro (Valdarno Superior), de 1422, atribuido a Masaccio.



Con seguridad histórica tenemos al primero de nombre Lotto, que había sido cabeza de la rama principal de la familia, considerada de antigua extracción noble. Tanto Lotto, como su hijo Vanni, fueron notarios y, poco a poco, se introdujeron en el negocio bancario. Para los primeros decenios del siglo XIV, los Castellani amazaban una discreta fortuna. Pero cuando en 1342 se produce el quiebre en cadena de los principales banqueros florentinos, los Castellani pasaron a los primeros lugares. Se aseguraron, al mismo tiempo, una posición privilegiada en la vida política florentina. Aliados con los Albizzi y los Strozzi, los Castellani formaron el partido intransigente, representante de la oligarquía florentina. Además, se procuraron bienes raíces en las localidades del Valdarno Medio: Vinci, Cetina Vecchia, Altomena y Cancelli.



Hacia fines de la Edad Media y comienzos del Renacimiento, los Castellani figuraban así entre los principales nombres en las finanzas y el Estado de Florencia. En el siglo XV, siguiendo una moda común de la época, como muchas otras familias ricas de la burguesía florentina, adquirieron tierras en la zona rural de Florencia: familias como los Castellani, los Carnesecchi y los Foraboschi compraron tierras en Cascia que habían pertenecido a sus antepasados.



Los Castellani de Florencia tenían el siguiente blasón gentilicio: d'argento, al castello merlato e torricellato di 2 pezzi di rosso, sormontato da una corona radiata d'oro con due palme al naturale (por concesión de Jaime, rey de Apulia) e una crocetta di rosso posta in mezzo alle palme decussate passante con esse per la corona. A continuación diversas versiones del escudo de armas:










Una muestra del poderío de la familia, al mismo tiempo que característico de la forma de administrarse, son los testamentos. Alrededor de 1370, Michele di Vanni Castellani hizo el suyo: Dejaba a sus dos hijos varones, Vanni y Niccolò, la suma de 2000 florines, y a sus nietos Alberto, Giovanni y Matteo, la misma suma. Además, dejaba a su hija Antonia 1000 florines para su dote, como ya había hecho con sus otras dos hijas, Caterina y Margherita. Ordenaba a sus herederos ocuparse del matrimonio de su sobrina Andreuola, hija de Guido Fereighi y de su hermana Gostanza. A sus otras hermanas, Filippa y Cicilia, las encarga a sus herederos en caso de necesidad. A messer Lotto Castellani, joven caballero sin riqueza (cuyo parentesco no se aclara), daba una anualidad de 200 florines; al hermano de Lotto, Stefano Castellani no dejaba nada, por ser de buena posición, pero sí a sus hijas Ghita y Catalana, 200 florines a cada una como dote. Por su parte, a Antonio di Lotto Castellani daba un granja en Avignon.

A continuación pasaremos revista a algunos de los personajes más conocidos de esta célebre familia florentina del Renacimiento.


1 comentario:

Castellaniana dijo...

Respondiendo a una consulta que nos han hecho. Los cuatro blazones de los Castellani de Florencia se explican del siguiente modo (comenzando por arriba).

I) Escudo original.
II) Versión "renacentista" del mismo escudo que I.
III) El escudo de la rama principal de los Castellani de Florencia incluyendo la concesión del rey Jaime de Sicilia.
IV) El escudo de otra rama de los Castellani de Florencia, posiblemente de motivo anjevino o güelfo, aunque los cuatro pendientes del lambel confunden.