Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

Temas

Alcañiz Alianza Allegri Amistad Anquín Apokalypsis Aragón Aristocracia Armelin Arte Astrada Audouard Barcia Barletta Baudelaire Belén Belloc Benson Bettanin Billot Biográficas Bloc de notas Bloy Caillet Calderón Bouchet Camperas Cardenal Newman Castañeda Catecismo Catolicismo mistongo Chesterton Clase Dirigente Claudel Cobardía Conti Corpus Cuento Cultura Decíamos Delaney Delfina Bunge Delhez Democracia Demonio Dictio Disandro Domingueras Drama Duhalde Dulcinea Eguren Enseñanza Ernesto Sábato Esjatología España Esperanza Espiritualidad Evangelio Fábulas Fabulas camperas Fantasma en coche Fariseísmo Federico Ibarguren Fermín Chávez Fernández de la Cigoña Fierro Filippo Francia Freud Gamallo Gera Giusti Graffigna Hegel Hernández Arregui Homilías Horacio Ichtys Iglesia Argentina Igualdad Itinerarium Jauja Jorge Castellani Jorge Luis Borges Jousse Juan de la Cruz Juan Luis Gallardo Juan Manuel de Prada Juan Marzal Juan Sasturain Juan XXIII/XIV Juan XXIII/XXIV Judíos Kant Kirkegord Kösters La Hostería Volante Leopoldo Lugones Leopoldo Marechal Liberalismo Lingüística Literaria Maritain Martita Max Scheler Metafísica Metri Meyer Mi Tío el Cura Mikael Milenismo Militis Mugica Norte Bravo Nuncio Obediencia Opinión Oraciones Ortega Peña Pablo Hernández País en Crisis Papa Papeles Parábolas Patriotismo Periodismo Pío de Pietralcina Pluma Poesía Policial Políticas Ponferrada Prada Profecía Prudencia Psicología Reforma Reportaje Revolución Rosal Rosas Rougés Ruiseñor Sabiduría Sacrificio Salta Salvat San Agustín Sancho Schoo Schopenahuer Sebastián Randle Sermones Suarecianismo Teología Teresa La Grande Tomás de Aquino Tradición Trinidad Vallejo Vanini Venganza Verdad Verdera Vintila Horia Virgen de Luján Voluntarismo Vuelve o no Walsh

miércoles, 24 de agosto de 2011

Los Castellani de Florencia: Michele di Vanni (ss. XIV-XV)


Michele Castellani, hijo de Vanni, nieto de Michele, nace en la segunda mitad del siglo XIV. Su madre era Francesca, hija de Bettino Ricasoli

Como su padre y el tío Matteo, Michele participó activamente de la vida política florentina. A partir de 1404 hay numerosos testimonios del prestigio alcanzado por este joven Castellani. Como narra Buonaccorso Pitti en su Cronica, ese año Michele di Vanni Castellani se opone a que aquél obtenga los bienes eclesiásticos que le dejaba el abad de San Piero de Ruoti (Val d’Ambra) e intercede ante la Santa Sede para que tales bienes le sean asignados a su familia materna, los Ricasoli

Torre del Castellano, imponente torre medieval
fortificada en el Valle del Arno.
Ya testimoniada en el siglo X,
pasó a los Castellani en el s. XIV y la
retuvieron hasta el XVIII
Su padre Vanni era Gonfaloniero de Justicia, cuando tuvo lugar la caída de Pisa, y Michele fue designado padrino de los nuevos caballeros Francesco Senese Casali da Cortona y Piero di Benedetto Gaetani di Pisa. En 1407 Michele dio inicio al cursus honorum de la burocracia florentina como miembro del Consiglio dei Duecento, donde se destacó por sus intervenciones en temas de finanzas públicas. El 23/IX de ese año fue enviado como embajador ante Corrado Trincia, señor de Foligno, con el fin de liberar de prisión a Simone Capponi

Interviene en las consultas como representante del quartiere de Santa Croce entre 1407 y 1409. El 7/VII/1408 fue embajador en Siena. Fue también cónsul del poderoso gremio textil, el Arte di Calimala, en dos ocasiones: 1410 y 1423. La Señoría le encargó el 11/IV/1411, junto a Gino Capponi, Iacopo Gianfigliazzi y Bernardo Guadagni, la custodia del Papa Juan XXIII desde Bologna hasta Siena atravesando el territorio florentino. En 1413 fue miembro de los Otto di Guardia e Balia, y el 21/VI fue embajador ante el Papa Juan XXIII y la República de Siena. El 7/I/1418 tuvo a su cargo la sumisión de Florencia al nuevo Papa Martín V. En ese año y en 1421 fue electo para los Dodici Buonuomini.


Museo de la Historia de la Ciencia de Florencia,
antiguo Palacio Castellani
En 1421 Michele Castellani dio inicio a la más importante de sus misiones diplomáticas. La reina Juana II de Nápoles moriría sin herederos. Alfonso de Aragón, como rey de Nápoles, reclamaba la sucesión. Por su parte, Luis d’Anjou, pariente de la Reina hacía lo propio. El Papa Martín V se inclinaba más por este último. Florencia encargó a Rinaldo degli Albizzi y a Michele la negociación que, de salir mal, podía desencadenar una nueva guerra peninsular. La comisión florentina se entrevistó en Roma con el Papa, en Nápoles con la Reina y en Palermo con el rey Alfonso y el condestable Braccio da Montone. Obtienen una tregua de 20 días y, tras informar a la Señoría, se encuentran en Aversa con Luis III d’Anjou. Los anjevinos se negaron a aceptar la tregua, temiendo la llegada de refuerzos desde España, y Albizzi y Castellani pidieron al legado pontificio su intervención. Finalmente, Luis se avino a firmar. Juana II dejó la cuestión sucesoria sin definir, a pesar de los reclamos pontificios, pero por el momento, Alfonso se contentó con el ducado de Calabria.



Hasta el fin de sus días, Michele Castellani siguió realizando importantes misiones. En 1423 fue embajador ante el Legado Papal de Bologna, y obtuvo de éste el apoyo contra Filippo Maria Visconti. El 2/V/1424 fue enviado por la Señoría a Venecia como embajador, también a negociar una alianza contra los Visconti.


Capilla Castellani de la Basílica de la Santa Cruz de Florencia
El 5/XI/1424 fallecía en Florencia. Había desposado a Sandra di Bandino di messer Giovanni Panciatichi de Pistoia, y siendo viudo, se unió en segundas nupcias, en 1398, con Bartolomea di messer Giovanni Gambacorti. De estos matrimonios tuvo dos hijos: Lotto (uno de los exiliados tras el advenimiento de Cosimo de’Medici) y Alessandra (esposa de Donato di Leonardo Bruni, a quien aportó una dote de 1000 florines en bienes inmuebles, la dote más conspicua de su tiempo).



La muerte prematura de Michele di Vanni Castellani tuvo una repercusión importante en la fortuna familiar. Para cuando tuvo lugar el catasto de 1427, los Castellani presentaban numerosos problemas relativos a la repartición de las herencias de Michele y de Vanni, su padre. En el quartiere de Santa Croce, los Castellani descendientes de Vanni di Michele (Piero di Vanni, Giovanni di Michele di Vanni y Bartolomea viuda de Michele) fueron censados separadamente, con bienes relativamente modestos. Esta difícil condición financiera puede explicar el matrimonio de Alessandra con el hijo de Leonardo Bruni.





2 comentarios:

Radio Cristiandad dijo...

Ave María Purísima:
Me contacto por este medio con Uds. como lector asiduo y defensor de la obra del P. Castellani. Hace algunos días recibía la comunicación dada por el P. Bouchacourt (Sup. de Distrito de la FSSPX) ante la salida de uno de sus sacerdotes, quien, según sus dichos, objetó la permanencia en dicha Fraternidad tras leer al P. Castellani. A esto, el P. Bouchacourt tuvo, según narran testigos, palabras muy duras para con el P. Castellani (habló como mínimo de posición contrapuesta con los Santos Padres) y mandó que en algunos prioratos, se leyera su diatriba contra el sacerdote en cuestión y contra el P. Castellani.
Creo que sería importante al menos pedir una rectificación o ratificación de los dichos del P. Bouchacourt, pues el agravio a la figura y a la obra del querido P. Castellani ha sido enorme.
Dejo el enlace en donde he tocado este tema en mi blog donde doy mayores detalles: http://radiocristiandad.wordpress.com/2011/08/15/amenazas-mentiras-y-coaccion-la-unica-respuesta-de-la-fsspx-ante-los-sacerdotes-y-fieles-que-se-dan-cuenta-del-engano/
Espero sirva a la Verdad.

Fabián Vázquez
Director
Radio Cristiandad

Castellaniana dijo...

Estimado Sr. Vázquez,

Agradecemos el comentario y, sobre todo, la labor de difusión de obras del Padre que hacen desde vuestro bloc de notas y la radio.

Respecto a lo comentado, no queremos entrar en internas clericales (algo tan alejado de un castellaniano), pero seguramente se trata todo de un malentendido. No dudamos de que hay fieles vinculados a dicha Fraternidad que corregirán al sacerdote en cuestión. Pero por si así no fuera, estaremos atentos.

Cordiales saludos