Punto de encuentro de todos aquéllos que estén interesados en vida y obra del Padre Leonardo Castellani (1899-1981)

Para comunicarse con nosotros, escribir a castellaniana1899ARROBAgmailPUNTOcom

viernes, 5 de agosto de 2011

Notas al libro del Abate de Nantes


viernes 29 de julio de 2011


CASTELLANI Y EL LIBER ACCUSATIONIS

CASTELLANI Y EL LIBER ACCUSATIONIS

Obra en mi poder el ejemplar de la pirotécnica obra del famoso Abbé de Nantes, que perteneciera al querido P.Castellani. De él he extractado unas pocas páginas por las notas del padre con su letra incofundible. Aclaro que las notas no están destinadas a viejas devotas ni a católicos papólatras...







SIN PALABRAS...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En Jauja, por los 60' largos, Castellani hablaba de la buena pasta que le veía al Abbe de Nantes y porque lo apreciaba pedía que se encause un poquitín.

Y en un papel que permanece inédito dice que lo sancionaron por desobedecer, pero que de hereje no tenía un pelo.

El Carlista

Castellaniana dijo...

Efectivamente. Castellani, en general, tendía a identificarse con todo sacerdote que hubiese sido maltratado por sus superiores mediante procesos injustos o inexistentes, aún antes de saber algo sobre el personaje en cuestión y (lo que es importante) más allá de las doctrinas que sostuviese dicha persona.

Además del abate Georges de Nantes, podemos citar al jesuita bostoniano Leonard Feeney, personajes históricos como A. Rosmini, B. Carranza, Juan de Yepes, Newman, Lacunza, Brochero, o los varios casos de jesuitas argentinos compañeros del cura que trae Randle en su biografía. Claro que, luego, podía matizar ciertas cosas de estos hombres.

También en un Directorial de "Jauja" se solidariza con los curas tercermundistas que habían presentado una nota a Onganía o con los que andaban deponiendo obispos. Y, luego, le salió su famoso manifiesto demoledor sobre los "tércero-múndicos".

Tampoco era extraño que, del mismo modo que hacía con algunas de sus traducciones (demasiado "libres"), adaptara el pensamiento de éstos para hacerles decir lo que él mismo pensaba sobre diversos temas. Algo no poco común en Castellani.

Así era el Padre Castellani. Con sus filias y fobias particulares, y con sus cambios en la apreciación de determinados personajes históricos o contemporáneos.

Muchas gracias por comentar y por el seguimiento de este bloc de notas.